jueves, 9 de febrero de 2017

CONCEPTOS QUE HE LEÍDO Y AHORA SON MÍOS.


CONCEPTOS.Que he aprendido.

La inteligencia colectiva de un equipo depende de que cada jugador
Asuma sus responsabilidades individuales.

No cambié. Sólo aprendí. Y aprender no es cambiar…….
Es crecer.

Se puede dejar de correr o de dejar de entrar en el juego.
Lo único que no se puede dejar de hacer es de pensar.

Yo creo que la gente debería ser capaz de jugar en todas las posiciones del campo.
Por eso es tan importante que todos escuchen las conversaciones tácticas.

A lo que es distinto y no responde a lo establecido se le exige perfección, como si lo establecido fuera perfecto.

El fútbol es para los vivos. Frase que está destruyendo todo.

Los entrenadores podemos cometer dos pecados: hacer caminar a jugadores que vuelan o
pretender que vuelen los que solo pueden caminar.

El técnico tiene que tener un aspecto único y no hacer sentir al futbolista como un igual.

Yo quiero equipos ordenados. No mecanizados. Donde se respeten algunas posiciones y donde podamos desmarcarnos y luego volver rápidamente a marcar.

Un buen entrenador debe acercar a sus jugadores a su máximo potencial, o descubrirlo. Esa es su principal función.

Prefiero que nadie me conozca a que me conozcan equivocadamente.

Un entrenador no es mejor que sus resultados ni por su estilo, modelo o identidad. Lo que tiene valor es la hondura del proyecto, los argumentos que lo sostienen, el desarrollo de la idea.

No ganar y ganar no es lo mismo. Pero ningún éxito inmuniza.

Soy un enamorado de la creación, pero nunca ignoraría los aspectos del fútbol que tienen que ver con la voluntad. Correr es un acto voluntario, no de inspiración. La diferencia es que correr pueden hacerlo todos y crear, unos pocos.

Hemos de entrenarnos con la máxima intensidad. Es como con los rondos: o se hacen a tope o no se hacen.
Si los jugadores no los quieren hacer, entonces, a correr por la montaña, pero en ese caso no jugaremos tan bien como podríamos hacerlo.

La herramienta más educativa que yo he tenido ha sido a través del deporte. Allí he aprendido a aceptar la derrota, que otro es mejor, a levantarme después de no haber hecho bien las cosas, esforzarme para hacerlo mejor….

Lo más maravilloso de mi profesión es imaginar el partido que va a suceder mañana.  Con los jugadores que yo tengo, con esas herramientas que tengo, con el contrario, que se lo que hace, soñar que va a pasar.

Atacarás mejor si defiendes mejor. Y defenderás mejor si atacas bien.

Tener el balón es importante si vas a dar quince pases seguidos en el centro del campo a fin de ordenarte tú y, paralelamente, desordenar al contrario. ¿Cómo desordenas al contrario? A base de dar esos pases con velocidad, con intención y con un sentido concreto. Con esa secuencia de quince pases, juntas a la mayoría de tus hombres, aunque también tienes que dejar a algunos de ellos muy separados y alejados entre sí para ensanchar al equipo contrario. Mientras das esos 15 pases y te ordenas, el rival te persigue por todas partes, buscando quitarte el balón y, sin darse cuenta, se ha desorganizado por completo.

sábado, 28 de enero de 2017

COACHING DEPORTIVO. Diego Gutiérrez.

Los objetivos son sueños con patas.
CoachingDeportivo.com



Los objetivos son sueños con patas.

(Por Diego Gutiérrez y Santiago Scheele).

Cada inicio de año las personas se marcan retos, nuevos hábitos. Y, aunque son buenos propósitos, en muchas ocasiones se quedan simplemente en eso, en una intención que luego no se cumple. Para ello, es fundamental establecerse objetivos de una forma reglada y lo más importante: llevar a cabo la meta planteada.

 Los objetivos son una de tus principales fuentes de motivación, es la visión hacia la que enfocas tus esfuerzos y te diriges con entusiasmo. Cuanto más claros sean estos objetivos, más energía focalizarás en ellos. 
La mente subconsciente nunca deja de procesar información, para que pueda funcionar con eficacia es importante desarrollar una percepción previa de los resultados que pretendemos alcanzar.

 En el ámbito deportivo, cuando tienes claramente definidas las reglas y las metas, es cuando puedes centrar toda tu atención en la tarea y de esta manera alcanzar el nivel más alto de motivación y de satisfacción, la fluencia, en el que estás desarrollando el máximo de tus capacidades.

 “Cuando estamos fluyendo tenemos una sensación clara de lo que debemos hacer, y estas metas dirigen la acción de manera continuada”. Mihalyi Csikzentmihalyi.

Reglas para la definición de objetivos

A continuación, te damos una serie de reglas básicas para que puedas desarrollar tus objetivos de una forma más eficaz:

  • Enunciados en positivo: ¿Qué sucede si se enuncia en negativo? Pongamos el siguiente ejemplo: “No quiero quedar eliminado en la primera vuelta”. ¿Dónde se concentra nuestra atención? En quedar eliminado. “No pienses en un elefante rosa”. ¿En qué pensamos inmediatamente? En el elefante rosa. Recordemos que los objetivos nos permiten focalizar nuestra atención y esfuerzos, si nos enfocamos en no quedar eliminado nuestros esfuerzos van a estar destinados a evitarlo, en lugar de orientarse a competir o a sacar mejores resultados.

  • Considerar el feedback. En el objetivo debe estar recogida la evidencia que te permitirá saber que lo has alcanzado, tanto en lo que respecta al destino final como al viaje que recorres hasta alcanzarlo. ¿Cómo sabrás que lo has conseguido?, ¿cuál será la evidencia?, ¿cómo sabrás que vas por el buen camino?, ¿con qué frecuencia comprobarás que estás por el buen camino?
Imagina por un momento un avión que despega de Madrid con destino a Argentina. El piloto traza            la ruta.  Argentina es el destino final, sin embargo, el comandante no deja que el aparato vuele por            su cuenta en cuanto despega, sino que controla constantemente las condiciones de vuelo, la altura,            el tráfico aéreo, los sistemas de seguridad y la dirección para asegurarse de que el avión seguirá el              rumbo establecido. Tú eres el comandante, marcas el rumbo y has de estar atento a la ruta, porque            en el viaje puede haber desviaciones que has de corregir.

  • Que sea ecológico. Toda acción tiene consecuencias para el sistema más amplio en el que vivimos. Los objetivos que persigues tienen consecuencias para nosotros, pero también para otras personas. Es importante tener en cuenta esto desde el principio, y tener en cuenta que tus objetivos no te dañen ni a ti, ni a las personas que tienes alrededor. Conseguir tus metas a cualquier precio y a costa de los demás no es nada ecológico.
Puedes alcanzar las cimas que te propongas si estás dispuesto a hacer lo que es necesario hacer                   asumiendo las consecuencias, pensando en ti y en tu entorno.
¿Cuál es el coste para ti?, ¿cuál es el             coste para tu familia?, ¿tu pareja?, ¿tus compañeros? No ser consciente de este coste te puede                     llevar a abandonar a mitad del camino o sentirte insatisfecho cuando hayas llegado a tu destino.


Que tengas un feliz año y se cumplan todos tus objetivos en este 2017.

DR ALBERTO BLÁZQUEZ. Dirección del crecimiento.







jueves, 26 de enero de 2017

PREPARACIÓN EN EQUIPOS DE FÚTBOL Pedro Gómez Carmona.


Enviado porAlto Rendimiento
Etiquetasequipos, Fútbol, preparacón
Sobre Pedro Gómez Carmona

Entrenador nacional de fútbol con licencia UEFA Pro. Es doctor en ciencias de la actividad física y el deporte por la Universidad Politécnica de Madrid. Y actualmente es entrenador asistente en el Real Betis Balompié.

Alto Rendimiento: - ¿Qué evolución crees que ha vivido el fútbol y cuáles son los factores de rendimiento en la actualidad?
Pedro Gómez: -¿Qué factores? Creo que actualmente el fútbol tiende a un fútbol un poquito más físico, donde prima más la velocidad y la fuerza. Se ve un fútbol bastante más físico, más fuerte. Anteriormente podías ver, pues bueno, el fútbol podías ver pues más calidad, jugadores, más lento, partidos más lentitos, más parados. Pero donde había bastante más calidad, donde el jugador tenía más tiempo para decidir, donde había más recursos técnicos. Esto ha evolucionado hasta tal punto de que hoy en día pues encontramos un fútbol donde se juega mucho menos, donde hay mayor fricción entre rivales y jugadores, y se ha convertido en un fútbol un poquito más físico.

Alto Rendimiento: -¿Entonces este aspecto físico, según tu opinión estaría incluso por delante, por encima del factor más táctico?
Pedro Gómez: -Creo que se puede interpretar de varias maneras, creo que cada uno tendrá sus teorías. Me da la sensación un poco que, bueno, no sé por qué causas principales habrá ido, habrá tenido esta tendencia el fútbol. Una de las cuales creo que ha sido la incorporación de los preparadores físicos en el mundo del fútbol -del cual me incluyo en su tiempo- donde bueno, han ido preparando al futbolista con unas cualidades físicas y mayor potencia. Y eso es lo que ahora actualmente va primando ante la táctica. Porque sinceramente veo muchos equipos que tácticamente -digámoslo de alguna manera- cojean. Se ha primado lo físico ante la táctica. Y bueno, en España sinceramente tácticamente los equipos están muchísimo mejor que fuera, si trabajan en el extranjero, pero aún así hay muchos equipos que tácticamente cojean y seguramente haya sido por primar en los entrenamientos antes lo físico que lo táctico.

Alto Rendimiento: -Vale. Ante esta premisa de la importancia vital del aspecto condicional, ¿cuáles son las manifestaciones, las capacidades que tenemos que desarrollar entonces en el futbolista para que éste esté preparado óptimamente para el rendimiento en este deporte fútbol?
Pedro Gómez: -Bueno, yo ante todo recuperaría darle un poquito más de importancia a la táctica. Creo que el jugador actualmente juega simplemente con el balón, juega corriendo, sólo corre, no llega a pensar. Nosotros tenemos que conseguir que el jugador primero conozca el juego. Tiene que conocerlo, y para conocerlo tiene que haber algún entrenador o tiene que haber un entrenador que también lo conozca y se lo pueda transmitir, o se lo sepa transmitir. Porque muchas veces la gente conoce pero luego no sabe transmitir. Entonces bueno, la importancia que tiene un entrenador es dar a conocer o transmitir sus conocimientos al jugador y que el jugador consiga conocer el juego. Ese conocimiento del juego facilitará al jugador a grandes rasgos a la hora de jugar el partido. Tendrá mayor facilidad, una toma de decisiones mas rápida, etc. Entonces yo primo sobre todo recuperar el trabajo táctico, un trabajo táctico que vaya encaminado a que el jugador entienda el juego.

Alto Rendimiento: -¿Cómo se consigue esto, Pedro? Y sobre todo, ¿cómo se configura el juego en particular de cada uno de los equipos?, ¿cómo se construye -para que nos entendamos todos- el modelo y el estilo de juego particular de cada uno de los equipos?
Pedro Gómez: -Bueno, yo creo que cada entrenador tiene que tener su modelo de juego. Un poco un modelo de juego se construye en principio en una base con una filosofía. Cada entrenador tiene su filosofía, hay gente que tiene una filosofía, por ejemplo, de buscar espectáculo con el balón, jugar dando espectáculo con balón, con toque y tal. Primero hay que encontrar la filosofía que tiene cada uno y a partir de ahí construir su modelo. A partir de que construyes el modelo, el cómo lo haces, siempre basándote en la filosofía. Y bueno, luego pues vas introduciendo a través de observación, tú tiene que observar mucho el juego, tienes que observar otros equipos, porque realmente en el fútbol está todo inventado para mí, o casi todo está inventado. Tenemos que aprender de los mejores. Entonces, ¿cómo aprendes de los mejores? Pues basándote, observando y aprendiendo de los mejores. Entonces ahí empiezas a sustraer ideas, y vas construyendo tu modelo. “Bueno, pues a mí me gusta cómo defiende éste equipo, el Atlético de Madrid”. “A mí me gusta cómo contraatacan los equipos de Mourinho”. Bueno, vas cogiendo ideas y vas construyendo tu modelo de juego, tu forma de jugar. Cómo consideras tú que tu equipo debe de jugar al fútbol. Entonces para mí el cómo construyes un modelo es basándote en los mejores, basándote en los mejores equipos, en los mejores entrenadores, y sustrayendo lo más positivo de cada uno de ellos. Y le vas dando un estilo que es un poco al que te caracteriza como entrenador. A uno le caracterizará ser un poquito más defensivo, o un poquito… Otro se caracterizará por buscar espectáculo con el balón, con tener más posición de balón, con buscar más la iniciativa, etc.


Alto Rendimiento: -¿Cuáles son los elementos que van a configurar todo modelo del juego?
Pedro Gómez: -Los elementos que van a configurar, al final el elemento más importante que va a configurar un modelo de juego van a ser los jugadores. Los jugadores es lo más importante que hay, porque al final el juego se juega con ellos. No nos olvidemos que esto es un juego, el fútbol es un juego y que bueno, de una manera a otro se ha desvirtuado, lo hemos desvirtuado convirtiéndolo en un negocio. Pero bueno, si nos centramos en la esencia la esencia son los jugadores, los jugadores son los que fomentan o hacen que el juego pueda existir. Entonces los elementos más importantes es el jugador. A partir de ahí un entrenador puede tener su modelo, o puede ser su estilo, pero siempre tiene que ser flexible, tiene que tener la capacidad de ser adaptado a los jugadores que tienes. Porque muchas veces tienes una idea, una filosofía, un estilo, un sistema. Pero se tienen que adaptar siempre a las fichas, y esas fichas son los jugadores. Por lo tanto el elemento más importante de un modelo o un estilo de juego son los jugadores, sin duda.

Alto Rendimiento: -Muy bien. Pedro, una vez el entrenador se ha adaptado a sus jugadores, ha diseñado su modelo, su estilo, y por tanto ha organizado o ha planificado lo que son sus fundamentos o sus principios tácticos. ¿A partir de este momento cómo los ordenamos en los entrenamientos, en las sesiones de trabajo? ¿Cómo vamos construyendo este puzzle?
Pedro Gómez: -Cómo vas construyendo ese puzzle. Bueno, yo creo que destacar una parte fundamental de todo el juego sería complicado. Todo en sí forma uno, que es fútbol, y bueno, luego lo vamos desmenuzando y vamos diciendo: “Pues la parte defensiva, la parte ofensiva, el contra ataque”. Si a mí personalmente me preguntas por dónde empezaría a trabajar, pues empezaría a construir la casa por abajo, por los cimientos. Entonces intentaría que mi equipo sea sólido, que mi equipo sea sólido, o sea que defensivamente sea un equipo con criterio y que sepa defender. A partir de ahí construiría de lo más fácil a lo más difícil, porque para mí defender es más fácil que atacar. Entonces empezaría con un buen cimiento que sería el trabajo defensivo, que el equipo sepa defender. Y a partir de ahí empezaría a trabajar contra ataque, ataque. Conceptos donde hay conceptos mucho más difíciles. Y depende de otros factores como es la técnica, porque bueno, defender no tienes el balón, tienes que estar bien posicionado, tienes que tener unos conceptos defensivos, intentar recuperar el balón. Pero una vez que recuperas el balón lo difícil es, cuando tienes el balón en posesión, no perderlo e intentar superar adversidades que te pone el rival. Ahí llega lo difícil del fútbol, que es la fase ofensiva. Entonces empezaría de los aspectos defensivos hacia lo ofensivo, y ese sería mi progresión, explicada por eso, por eso mismo: de menos difícil a más difícil. Y más complejo y que conllevaría más tiempo. Pero bueno, nunca lo separaría, porque yo trabajaría un aspecto defensivo, me centraría en lo defensivo pero a la vez habría una parte de la sección que también trabajaría ofensivo. No me gusta separarlo tan radical, pero bueno, como en general estamos acostumbrados a hacer esta separación pues lo explico así, pero que sepáis que en el fondo hay que trabajar ambas cosas. Porque hay una cosa que hay que tener en cuenta: nosotros cuando defendemos hay jugadores que tienen que tener carácter defensivo pero hay otros que tienen que estar pensando en atacar, aunque estemos defendiendo. Entonces no es solamente: vamos a defender. Si yo defiendo con dos líneas de cuatro yo sé que un delantero mío tiene que buscar ya espacio, tiene que estar bien posicionado para si robamos el balón poder hacer un contra ataque efectivo. Y al revés pasa cuando atacamos. Nosotros, si todo el equipo está atacando, nuestro central tiene que estar ya pensando en defender por si perdemos la bola saber dónde tiene que estar bien ubicado para poder hacer una presión inmediata. Entonces bueno, tenemos que tener claro que muchas veces separar ataque, defensa, contra ataque, hay que cogerlo con pinzas, hay que tener cuidado.

Alto Rendimiento: -Entiendo con esto que toda tarea al menos tiene que estar compuesta por dos fases o momentos de juego, como puede ser defensiva más transición-defensa-ataque, o contrario que sería ofensiva más transición-ataque-defensa. Sí, y metería el contra ataque. Otra fase más que queda ahí entre medias. Que yo siempre digo que al final el contra ataque es una transición de defensa-ataque, incluido el contra ataque dentro de esa transición defensa-ataque. Y bueno, una vez que no consigues esa transición defensa-ataque hacerlo con la mayor rapidez posible y consiguiendo el objetivo, que es hacer el gol, pues ya pasas a un ataque y ese ataque puede ser combinado o canalizado, depende ya el entrenador qué es lo que más le guste.

Alto Rendimiento: -Pedro, hemos partido del modelo estilo de juego, partimos de los jugadores, lo hemos definido, lo hemos desglosado. ¿Cómo trabajamos uno de esos principios, cómo lo trabajamos, cómo lo pasamos al entreno, a la tarea?
Pedro Gómez: -Pues mira, yo creo que para pasar un principio o un concepto, primero tienes que tenerlo bien claro, tienes que haberlo observado, tienes que haberlo observado perfectamente, haber sacado un patrón. Cómo observas esto, observas pues a base de ver partidos, vídeos, y en este caso pues ese concepto en concreto. Una vez que sacas el perfil, el patrón de cómo se produce tanto a nivel de éxito como fracaso de ese concepto, pues lo intentas llevar al campo, intentándolo asemejar lo máximo posible a la realidad de partido. A partir de ahí pues bueno, tienes lógicamente que diseñar unos ejercicios donde exista una evolución de lo más sencillo a lo más complejo, de lo más analítico a lo más global. Entonces bueno, partiendo de la observación y sustrayendo lo mejor de cada concepto de juego pues vas diseñando ejercicios siempre -como te he dicho- de lo analítico a lo global y de lo simple a lo complejo. Eso sería un poco como diría yo que puedes trasladar un concepto a nivel futbolístico al entrenamiento. Luego lógicamente tendrías que basarte un poco si quieres -como actualmente se habla de entrenamiento globalizado y nueva periodización táctica- si quieres meter otros componentes en el ejercicio como es el condicional, como es anímico, como es técnico, etc. Hay que focalizar primero bien el objetivo del ejercicio, y a partir de ahí bueno, hacer el diseño. El diseño que al final si tú tienes muy claro cómo se produce ese concepto en el juego real, diseñar tareas no es lo más difícil, intentar diseñar tareas donde se reproduzca constantemente ese concepto. Para que en el fondo acabe siendo repetitivo y el jugador coja la dinámica y la aprenda a base de repetición ¿Cómo lo puedes hacer? Si lo haces de manera analítica, que empiezas por lo más sencillo, pues algo muy analítico, sin rival, con repetición. Y bueno, te serviría para calentar. ¿Cómo lo vas complicando? Pues metiendo rivales, metiendo un espacio, unas normas, un balón. Y bueno, buscando unas reglas en el que fomente mayoritariamente que se hagan paredes, por ejemplo si estás trabajando pared, conseguirlo con pared, pasar ciertas limitaciones del campo con pared, etc. Entonces eso es un poco como yo lo pasaría al campo.

Alto Rendimiento: -Como estábamos hablando de aspectos tácticos, para concretar esto un poco más en lo práctico, ¿podrías partir de un principio táctico, un concepto táctico concreto, y proponer un tipo de tarea para desarrollar este principio?
Pedro Gómez: -Si entiendo bien me dices que parta de un principio táctico que considero fundamental y que te ponga un ejemplo de una tarea. Bueno, vamos a ver, por ejemplo para mí a nivel táctico una de las cosas más importantes es el posicionamiento. Un equipo que está mal posicionado, un equipo donde un jugador juega libre, como él quiere, y va descolocando el resto de piezas, puede generar muchos problemas en el equipo. Entonces uno de los principios para mí -depende, porque hay gente que principios tácticos le llama a otros- yo según veo el fútbol, una de las bases fundamentales de la táctica es el posicionamiento. Luego pasaríamos a superioridad numérica, evoluciones, desdoblamientos, ocupación de espacios, equilibrio ofensivo. Pero bueno, el más fundamental, posicionamiento. Que va a depender la posición de mis jugadores en función de cómo esté colocado el rival y dónde está el balón. Entonces el jugador tiene que saber, bueno, si el balón lo inicia mi portero, y el rival me está presionando, pues yo tengo que estar colocado aquí. Que el balón lo inicia mi portero y el rival me está esperando en el repliegue de intermedio pues bueno, mi posición es ésta, es un poquito más adelantado, más retrasado. Bueno, depende siempre dónde va el balón, si está en su mismo lateral, si está en el lateral opuesto, si va por el medio, y dónde esté situado el rival. Por lo tanto eso es un principio que tiene que tenerlo muy claro tanto el jugador como el entrenador. A partir de eso, bueno, pasamos a cómo podemos entrenar eso. Pues depende si entrenas el posicionamiento ofensivo, el posicionamiento defensivo o si trabajas en posicionamiento ofensivo en zona de inicio o en zona de creación o en zona de finalización. Depende de muchas cosas, como te he dicho antes. Pero bueno, pongamos un ejemplo: si quiero trabajar el posicionamiento ofensivo o el posicionamiento defensivo, uno de los ejercicios que me gusta mucho -ya vamos a un ejemplo de los miles que podría poner- son unas acciones combinadas, con un 11 contra cero. Yo coloco a mi equipo en posición de partido, 11 contra cero, y coloco el balón o inicio el balón donde me interesa. A partir de ahí inicio el balón y veo cómo van evolucionando mis jugadores y cómo se van posesionando, en función de dónde se va desplazando el balón. Y bueno, les doy unas pautas de que acaben de cierta manera, o de que la evolución del balón vaya por ciertos lugares hasta finalizar de la manera que me interese, y ahí veo la evolución, el posicionamiento de todos mis jugadores durante toda la jugada. Y puedes ir corrigiendo y puedes ir haciendo otras evoluciones. Una variante de esto simplemente sería poner el mismo 11 contra cero pero al revés, es decir dos equipos de 11 y que hagan la misma jugada uno por un lado y otro por otro. De tal manera que al hacer la misma jugada parece que es un espejo y nunca el balón va a coincidir. Y entonces lo que sí que va a haber son rivales que eso va generar que estés atento al balón, a los movimientos, a la posición y lógicamente a no chocarte con algún compañero que lo está haciendo de manera inversa. Espero que eso sea suficiente, si no queréis más detalles.

Alto Rendimiento: -Muy bien Pedro. Ya para terminar, empezamos un poco la entrevista con una parte más condicional, hemos pasado a la táctica, vamos a tratar de cerrarla incluyendo los dos aspectos. Una vez tenemos estas tareas para desarrollar, para trabajar, para entrenar aquellos principios, fundamentos tácticos que van a construir nuestro puzzle, nuestro modelo y estilo de juego, ¿cómo podemos controlar y valorar la carga que está suponiendo esta tarea, este entrenamiento?
Pedro Gómez: -Bueno, la verdad que actualmente la manera de controlar la carga va a depender un poco también de las posibilidades económicas o tecnológicas que posees. En el alto rendimiento como -donde me dedico yo- pues bueno, tenemos muchos medios como puede ser a través del GPS, del pulsómetro, etcétera. Entonces bueno, eso te favorece y te ayuda al trabajo a la hora de cuantificar las cargas. Cuando no tienes todos estos medios y cuantificar la carga con esta tecnología no te es viable, pues existen otros métodos para cuantificar la carga. Existen fórmulas donde tú das valores, valores al ejercicio y con un simple pulsómetro, y si no tienes pulsómetros pues bueno, tomas pulsaciones si quieres al final del ejercicio, bueno, ves qué manera puedes hacerlo con una serie de valoración que le das tú mismo, de carga externa como tanto psicológica, como física. Pues yo qué sé, la valoración puedes valorar un ejercicio del uno al cinco, del uno al 10, hay gente que valora del 0 al 100. Y le pones una carga que tú crees que corresponde con la intensidad del ejercicio. Eso junto con unas fórmulas que existen y que son muy conocidas, bueno, pues puedes calcular un poco, hacer un poco una estimación de la carga de cada ejercicio. Lógicamente esto es una parcela un poquito más del preparador físico. Yo la conozco porque lógicamente también he ejercido como tal, aunque actualmente mi dedicación es ser entrenador. Pero bueno, esa es una de las vías, si no tienes la tecnología necesaria como pueden ser GPS y pulsómetros.

Alto Rendimiento: -En los casos que sí que se puede contar con esta tecnología punta de GPS,  ¿qué datos se recogen y sobre todo qué uso se le da a estos datos? ¿Qué informaciones nos puede aportar toda esta tecnología de GPS triaxiales?
Pedro Gómez: -En general lógicamente esto es ya de preguntar a alguien un poquito más especializado. Porque seguramente la respuesta que te vaya a dar sea más completa y más válida que la que te puedo contar yo, que apenas actualmente trabajo con ello porque bueno, mí función como te he comentado, yo te podría hablar de mil software de análisis de vídeo, de corte, de edición de vídeo, de análisis del rival, de estadísticas, etcétera. Pero bueno, así un poco por lo que tengo entendido y por lo que he experimentado, el GPS valora un poco la velocidad y la aceleración, los cambios de ritmo. Entonces un poco con esos datos pues puedes… La distancia que corres durante un entrenamiento, a qué intensidades, cuántos tipos de sprint generas. Entonces bueno, eso junto con… Luego el preparador físico tendrá sus fórmulas, tendrá sus bases de datos en función del tiempo que lleve trabajando con GPS, pues bueno, hay gente que lo correlaciona con datos reales de partido y calcula en función de la sesión. Si es una sesión fuerte o es una sesión pre-partido donde la intensidad y el esfuerzo tiene que ser muy moderado porque al día siguiente se juega, pues bueno, vas calculando un poquito la carga de trabajo en cuanto a velocidad de trabajo, de sprines, número de sprines, aceleración, etc.


FÚTBOL Y ECLECTICISMO



Guardiola señala que lo prioritario tener la pelota y Simeone demuestra que sin balón también se juega
J. ERNESTO AYALA-DIP
5 MAY 2016 -

Guardiola, durante el encuentro ante el Atlético. MATTHIAS SCHRADER AP

En el encuentro del martes pasado de semifinales de Champions entre el Atlético de Madrid y el Bayern de Múnich, se dirimían dos conceptos futbolísticos: el que señala como prioritario jugar con la pelota y el que defiende un fútbol de a verlas venir con rigor, orden, esperando el hueco que permita eliminar al contrario en la única y fulminante oportunidad con la pelota en su poder. Josep Guardiola y el Cholo Simeone representan este infinito apasionante dilema.

Guardiola puso sobre el tapete del fútbol mundial un tema de discusión: el fútbol no siempre es fútbol. Guardiola consolidó el sistema (que había inventado Johan Cruyff) según el cual cuando más tiempo tengas la pelota en circulación, más disfruta la gente (la que juega y la que es espectadora) y peor se lo pasa el contrario.

El fútbol es fútbol estaba bien en tiempos de pobreza estratégica al exclusivo servicio de los resultados. Si ganabas eras tú el héroe y se perdías la culpa era del fútbol. Era una solución fatalista que daba algunos resultados, más para no bajar a Segunda División que para ganar títulos.

 Pero Cruyff y Guardiolademostraron, casi como si se tratara de un teorema irrefutable, que cuando se tiene la pelota no solo se la quitas al contrario sino que además llenas el campo de espectáculo. Y sobre todo de sentido futbolístico.

Claro que también se podría decir lo mismo del fútbol que defiende el Cholo, el que le dio títulos y dos finales casi consecutivas de Champions. La operación aparentemente es exactamente la contraria. Pero solo aparentemente. Porque el Cholo en el partido del martes demostró lo indemostrable: que sin pelota también se juega al fútbol. Y lo que es más insólito: con su fútbol también se elimina al Bayern. Claro que para jugar sin balón tienes que contar con jugadores que sepan y les guste una barbaridad tener solo una o dos oportunidades durante noventa minutos para enviarte al infierno. 

Simeone es un maestro de la paciencia. Su manual cada día se perfecciona. Descarga la desesperación en el contrario solo con hacer uso y abuso de su paciencia.

Sostenía Didier Deschamps que un equipo se arma desde su defensa. Es una teoría tan respetable como otras. Tendremos que comenzar a entender que en el fútbol también cabe el eclecticismo.



CREACIÓN DE UN CONTEXTO AUTOTÉLICO EN EL FÚTBOL.


 COACH TO TOP/
PSICOLOGÍA/MarRovira.

Una experiencia autotélica es aquella que se realiza no por la esperanza de ningún beneficio futuro, sino porque hacerlo en sí es la recompensa.

¿Y por qué es interesante esta idea en el fútbol? Su aplicación y beneficios son indudables. Si yo juego un partido de máximo nivel con un enfoque autotélico, estaré prestando atención al partido, en todo su detalle y profundidad. En nada más. Es indudable que mi rendimiento será extraordinario, siempre que tenga las capacidades para ello, claro está.

Si por el contrario juego ese partido porque quiero ganarlo como sea –enfoque exotélico–, estaré dividiendo mi atención entre lo que tengo que hacer y sus consecuencias. Y como somos de recursos limitados, mejor enfocarnos en el juego, o perderemos rendimiento.

Luego sería interesante crear un contexto autotélico en el fútbol. Para conseguirlo, describo a continuación una serie de recomendaciones de fácil implantación, que pueden ser útiles para entrenadores y directores técnicos, así como para los propios jugadores.

1. DELIMITACIÓN
En el caso que nos ocupa, delimitación hace referencia a la percepción que tienen los jugadores sobre lo que se espera de ellos. El entrenador, ineludiblemente, debe delimitar con claridad las tareas, las funciones y los roles. Estar bien colocado es de vital importancia para un buen funcionamiento del grupo. Además, las metas deben estar bien claras, sin llegar a generar ningún tipo de duda.

En consulta, un tema recurrente por parte de los jugadores es la queja de que el entrenador lo está volviendo loco y no sabe qué quiere. En otras palabras, los futbolistas experimentan indefensión por no saber lo que se les pide.

Una pequeña corrección en este sentido puede salvar a muchos inquilinos de los banquillos.

2. CENTRAMIENTO
Que los jugadores perciban que el entrenador se preocupa de lo que están haciendo en el momento, de cómo están progresando en ese instante, de sus experiencias diarias, en vez de preocuparse tan solo de la actuación del domingo o la clasificación final al acabar la temporada produce una serie de beneficios que redundan en la calidad del trabajo, afianza la relación entre jugador y entrenador y mantiene a raya la desmotivación.

Mención especial a esos padres o representantes de jugadores de formación que se preocupan más por el club por el que ficharán el año siguiente o a su carrera cuando sean profesionales. Es precisamente esa proyección futura la que hace que el jugador se sienta desasistido en su día a día. Y es ahí, en el trabajo diario, donde se produce la mejora.

3. SENTIR EL CONTROL
El entrenador dispone de una serie de herramientas técnicas y tácticas que ofrecer a sus jugadores para que sientan el control sobre lo que sucede en el terreno de juego. No hay espectáculo más maravilloso que ver a un jugador capaz, utilizando todos sus recursos sin apenas pensar en ellos, para influir en el juego y, si puede, en el el resultado.

Es tarea del entrenador generar esos espacios de aprendizaje donde los jugadores apuntalen sus capacidades y las lleven un poco más allá. No es tanto tener capacidades, sino sentir que las pones a tu servicio. No es tener el control, sino la posibilidad de control en sí.

4. DESAFÍO
Los jugadores necesitan retos. Han sido educados en la cultura del orden que conllevan los desafíos. Esta variable debe estar permanentemente en la cabeza del entrenador. Cada ejercicio, cada situación, debe aportar ese grado de dificultad que se ajuste a las capacidades tanto individuales como colectivas del grupo entrenado y les ofrezca la oportunidad de probarse, de aprender algo nuevo, de sentirse capaz.

No podemos esperar que la experiencia autotélica se produzca por sí sola. Será difícil en situaciones rutinarias, mecánicas, ineludibles en la preparación de un equipo de fútbol. El entrenador tiene que ser ese acicate que continuamente esté poniendo a prueba a sus jugadores, o estos le abandonarán.

Leer Más artículos de MarRovira
https://marrovira.wordpress.com/
Mar Rovira
Departamento Psicología Coach to top


martes, 24 de enero de 2017

SAMPAOLI.


"Quiero llegar a un lugar donde pueda cambiar la historia del equipo".

"El tridente del Barça es la alegría del fútbol, tienen una piel que hace años no se veía", reconoce el exseleccionador chileno.

Sampaoli durante la entrevista Lorena González
Actualizado 01/03/2016

Pregunta. ¿Cómo ha conseguido quitar complejos a Chile y que plante cara a las mejores selecciones del mundo?
Respuesta. Fue todo construyéndose desde un protagonismo desmedido.

 Logramos trasladar una idea de fútbol de posesión y verticalidad que ya venía arrastrándose de la época de Bielsa y le fuimos dando matices. Viajamos a ver a nuestros jugadores y les llevamos material a los futbolistas que estaban en Europa, así cuando venían a la Selección, aunque con poco tiempo para trabajar, ya sabían lo que les tocaba. Partidos en el Mundial ante España, Holanda o Brasil nos reafirmaron, nos dieron los argumentos para creer que podíamos tener protagonismo, tener la pelota... y el futbolista chileno disfruta con ello.

P. ¿El futbolista chileno lo captó pronto?
R. Cuando uno adhiere y cree desmedidamente en la idea, es todo más fácil. Me encontré que Marcelo Bielsa había descubierto la rebeldía del jugador chileno, porque hasta entonces siempre se creía menos. Pero ahora ya busca mas el arco rival que el propio, sumando ese vértigo y personalidad. Hoy Chile es la quinta mejor selección del mundo, viene de ganar a la Argentina de Messi la final de América, que era casi un imposible. Hemos soslayado que el fútbol es colectivo y no individual.

P. ¿Da igual el rival, usted prepara los enfrentamientos siempre de la misma manera?
R. Cada plan de partido es distinto. El de Bolivia no era el mismo que Méjico o el de Perú. Debíamos saber con qué rival podíamos verticalizar o defender más con la pelota, pero tenía que ver con un estilo con salida ancha, mitad de cancha un poco angosta, extremos bien largos, un equipo que comprometa la presión del rival, la posesión era lo que más nos podía comprometer, no teníamos delanteros ni defensas, sino volantes. No teníamos especialistas y debíamos jugar de una forma especial
.
NO SOPORTO VER UN PARTIDO ACTUAL........ SALVO AL BAYERN MUNICH.

P. ¿Cómo consiguió eso con el futbolista chileno, cuál fue su gestión de grupo?
R. Conmoviéndolos. Hay que separar la vida privada del futbol, que las tentaciones las compita con el juego. Pero sobre todo que el fútbol les divierta y apasione. Por eso pienso que hay que volver a la esencia de amateurismo, donde se respete la camiseta. Y ese el mensaje. Los doble turnos de entrenamientos las charlas son innegociables. Ahí siempre los tuve y respondieron muy bien.

P. ¿Cómo es el futbolista chileno?
R. Rebelde, con carácter y decidido. Más allá de no poder contar con muchos jugadores como en otras selecciones, colectivamente se entregan 100%.

P. ¿Por qué su decisión de no continuar al frente de la Selección chilena?
R. Básicamente por las desprolijidades que surgieron con el cambio de conducción directiva. Se filtraron contractos, demasiadas irregularidades, se faltó el respeto y lo mejor era dar un paso al costado. Todo lo lindo que conseguimos no era justo que se empañase así. Estamos muy felices de haber otorgado la primera estrella a Chile y la alegría de la gente no se va a olvidar.

P. ¿Cuál le gustaría que fuese su próximo destino?
R. Quiero llegar a un lugar donde pueda cambiar la historia del equipo, al menos cambiar el juego al que están acostumbrados.
Ya no se vislumbra un Messi en Argentina o un Neymar en Brasil, el fútbol está en crisis".

P. ¿Su idea puede encajar en la Premier?
R. Es un fútbol tan vertical e intenso que la pausa y posesión que propondría sería un agregado interesante para En España hay muchas diferencias, no me gusta tanto pelear por el quinto o sexto puesto. Nuestro proyecto es muy ambicioso.

P. ¿Y el Oporto?
R. No lo descarto. Pero ahora mismo no tengo tiempos, quiero a elegir el proyecto que me permita dirigir en una Champions, una Europa League... y en América me quedó pendiente ganar una Libertadores.

P. ¿Qué le pasó a Martino con ese salto a Europa?
R. Es difícil de explicar. La primera etapa de Luis Enrique fue complicada y ahora el desarrollo a través de sus delanteros le hace casi imbatible. Son tiempos, estrategias para que los jugadores tengan convencimiento. El Barça ha encontrado a jugadores que se potencian, y en otros equipos se neutralizan. Ese también es trabajo del entrenador.

P. La llamada de Europa ha tardado en llegarle.
R. Sí, no sé por qué. Sobre todo porque lo que más nos identifica es nuestra manera de jugar, más que los resultados.

P. ¿A qué jugadores se llevaría a su próximo destino?
R. A Arturo, Alexis, Gary, Marcelo Díaz, Mauro Islas, Eugenio Mena... Son futbolistas que colaboran por el desarrollo colectivo que uno pretende y entienden todo lo que queremos los entrenadores.

P. Preocupa el proceso de renovación en las selecciones sudamericanas viendo el bajo nivel que hay en el fútbol argentino, chileno, uruguayo...
R. Mucho. Se están perdiendo muchos jugadores, se van muy jóvenes a ligas o a equipos inferiores y se quedan por el camino, además acaban mentalmente mentalmente. Es penoso y cada vez salen cada vez menos jugadores. Ya no se vislumbra un Messi en Argentina o un Neymar en Brasil, no lo veo. Eso va afectar más de lo que creemos, en Chile va a haber un deterioro importante a la hora de hacer el recambio generacional. En Argentina se vive más lo de afuera de la cancha que lo que realmente hay adentro, parece que sean hinchas de la hinchada y no del fútbol.
Ya no se vislumbra un Messi en Argentina o un Neymar en Brasil, el fútbol está en crisis".

P. Entonces estamos ante una crisis futbolística.
R. Sí, es preocupante. Yo veo partidos de los años 80 o 70. No soporto ver un partido actual, salvo al Bayern Munich, que me divierte porque asfixia al rival, tiene valentía y propone cosas distintas. El resto, poco. El Barça es bonito de ver por sus individualidades, al Madrid por el peso de su gente. Pero en España del quinto para abajo hay una mediocridad de juego importante, además de una paridad lejana a los de arriba, que cada vez se alejan más. Se está haciendo una liga paralela entre los tres de arriba y el resto.

P. ¿El Atlético de Simeone le gusta?
R. El 'Cholo' transmite lo que es él en su equipo. Juegan tal y como es su personalidad, siendo agresivo y extremo. Y con ese estilo tan marcado han logrado acercarse a los absolutos, Madrid y Barça. Es un gran mérito que su equipo juegue como él siente.

P. Si su equipo gana 1-0 pero no hicieron el fútbol que usted planteó, ¿se va contento a casa?
R. No, porque no disfruto de lo que no siento. Soy un gestor continuo de emociones, y cuando algo no es como planifico, gane o pierda, me afecta. Y si mi equipo marca un gol y tiene que cambiar la estrategia, ya no me siento cómodo.

P. ¿En qué entrenador se fija?
R. En Pep Guardiola. Marca una gran diferencia con respecto al resto. También en Bielsa, que con otro estilo, nunca renuncia al ataque, a tener el protagonismo. Es una persona que fundamenta muy bien la agresividad y juegan siempre muy ofensivos. Antes de nada piensa en atacar.

P. ¿Qué siente un argentino al ganarle la final de la Copa América a Argentina?
R. Era la final soñada... el momento del himno fue durísimo. Me acordaba de mis hijos, afectos, amigos, estaban sufriendo. Quizás el tiempo dará el mérito que tuvo esa victoria.

P. ¿Te ves entrenando a la Selección argentina?
R. Se tienen que dar los tiempos pero para todo técnico argentino su mayor anhelo es la Selección. Hay muchas cosas que tienen coincidir.

P. ¿Cuál es su favorito para ganar la próxima Copa América y quién cree que dará la sorpresa?
R. Argentina. Y ojo a Méjico.
Bravo merecería más oportunidades, porque además de atajar, aporta juego".

P. ¿Cómo confluyen a la perfección tres individualidades como Messi, Neymar y Luis Suárez?
R. Porque se potencian entre ellos, porque se quieren, se ayudan, son amigos. Leo pateó un penal que se lo acaba dando Luis, eso antes no hubiese pasado nunca. Todo ello les hace letales, son la alegría dentro y fuera de la cancha. Los rivales tienen un problema de verdad con ese tridente, esa piel que tienen hacen una delantera que hacía muchos años que no existía.

P. ¿Es Claudio Bravo en ocasiones un portero un tanto infravalorado?
R. Sí, porque por ejemplo el otro día ante el Celta o en partidos difíciles, ha respondido. Se maneja muy bien con los pies, es uno más que aporta el juego de posesión, así que merecería más oportunidades, porque además de atajar, aporta juego.