martes, 13 de septiembre de 2016

DOMINAR EL ESPACIO.


13 septiembre, 2016 by Javier Medina

“Yo odio el tiquitaca. Lo odio. El tiquitaca es pasar el balón por pasar, sin ninguna intención. Y eso no sirve para nada. No os creáis lo que dicen: ¡El Barça no tenía nada de tiquitaca! ¡Eso es un invento! ¡No hagáis caso!”, así de rotundo se mostraba Pep Guardiola ante su nueva plantilla del Bayern München cuando llegó. 

En Barcelona alcanzó la excelencia, pero no todo el mundo fue capaz de descifrar su juego, la gran mayoría solo consiguió ponerle un traje falso que carecía de relleno por dentro. Mientras todos hablaban en la prensa del estilo de la posesión, el técnico catalán convencía a sus jugadores con el juego de posición. En Alemania tuvo que explicarle a los suyos que la idea era dominar el espacio dentro del campo, y que para ello usarían la pelota como herramienta, no como fin.



Ahora se ha visto de nuevo obligado a importar la idea a la ciudad de Manchester y dentro de la competición más vibrante y vertiginosa del planeta: la Premier League. Carecer de jugadores como Leo Messi, Andrés Iniesta o Xavi Hernández en Múnich le ha ayudado para enriquecerse tácticamente. A los mandos del City se ha puesto con una mayor preparación y experiencia, que le ha posibilitado implantar rápidamente su filosofía de juego y adueñarse de forma tempranera del inicio de la temporada futbolística en las islas.

 El pasado sábado se encontraba con su primera prueba de fuego. Los citizens tenían que visitar Old Trafford para medirse al poderoso Manchester United en el derbi de la ciudad.
SALIDA DE BALÓN DEL MANCHESTER CITY: CREACIÓN DE SUPERIORIDADES.

Y no pudo elegir mejor escenario que el ‘Teatro de los Sueños’ y mayor enemigo que José Mourinho para deslumbrar al mundo entero con su propuesta. El Manchester City dejó una obra de supremacía –siendo dueños del balón y del campo- y buen fútbol, a la que solo le faltó finalización y templanza para lograr un resultado más adornado. Desde el inicio el conjunto visitante viajó junto al balón desde Bravo hasta llegar a Iheanacho, encontrando superioridades y ventajas de espacio y tiempo por todo el campo. Fijando con los laterales y extremos por fuera para progresar por ahí (que existe menor riesgo), encontraba los espacios por dentro para que el talento del David Silva y Kevin De Bruyne hicieran las diferencias.




ATAQUE POSICIONAL MANCHESTER CITY: FIJAR FUERA PARA JUGAR POR DENTRO.
Los de Pep Guardiola dominaban por completo la situación. Juntaban los pases necesarios para ordenarse a través de la pelota y lograban así recuperarla con rapidez tras la pérdida. Mientras tanto, los reds devils se veían totalmente superados en todas las fases del juego y mostraban su impotencia ante un equipo que le circulaba el balón de lado a lado con velocidad, le hacía el campo grande, le imposibilitaba ejecutar su zona agresiva de presión y le impedía lanzar contragolpes.

 Dentro de este contexto el partido parecía que llegaría al descanso visto para sentencia (0-2). Pero Zlatan Ibrahimovic aprovechó un error de entendimiento entre Bravo y John Stones para acortar distancias y que el plan de respuesta de Mourinho apareciera con un estado de ánimo positivo.




TRANSICIÓN DEFENSA-ATAQUE: OCUPACIÓN DE LOS CARRILES INTERIORES Y EXTERIORES.
En la segunda mitad el Manchester se ajustó y se fue a por el partido con sus armas. El molde pasó a 4-3-3 con la entrada de Ander Herrera en la sala de máquinas y la del joven Rasfhord en la banda. Con esta disposición el United pudo presionar de forma más certera la salida de balón del City y obligarlo a dividir el juego. 
El partido se convirtió en una batalla de poder a poder donde los locales sometían a su rival con diagonales largas de Blind a Fellaini para ganar segunda jugada, mientras que estos lanzaban salidas veloces con espacios. A ambos le falló la finalización y el luminoso no se volvió a mover más.

 Aunque quedó la sensación de que un City más rodado, donde alguien más que Silva tenga la pausa necesaria para controlar el vértigo de la Premier y que Agüero para hacer goles, podía haber hecho más estragos en el ejército rojo.


YO ODIO EL TIQUITACA. GUARDIOLA.


PEP: NO SIRVE PARA NADA.
EFE.

El exitoso entrenador asegura que aún necesita tiempo para que el Bayern sea totalmente suyo. Asimismo, confiesa que se equivocó en la derrota 0-4 contra el Real Madrid



REUTERS
Pep Guardiola, durante una rueda de prensa como entrenador del Barcelona
Polémico. Irónico. Rebelde. Así es Pep Guardiola. El entrenador del Bayern de Múnich reflexiona en el libro «Herr Pep» sobre su pasado y su presente en el mundo del fútbol. Se muestra inconformista y crítico con sus decisiones. Pide tiempoo y calma para que el equipo alemán asuma sus ideas. Y critica el tiquitaca: «Eso no vale para nada. Lo odio». 

«Ganar títulos te regala tiempo para construir el futuro. Pero la satisfacción verdadera se consigue cuando sientes que el equipo es tuyo y juega como tú quieres. Y para esto aún necesito tiempo. El equipo aún no es mío por completo», relata Guardiola al ex atleta internacional Perarnau, en el balance final de temporada, tras abrirse el debate del tipo de juego que debía desplegar el Bayern al caer eliminados en la semifinal de la Copa de Europa ante el Real Madrid.

A pesar de conseguir la Supercopa de Europa, el Mundial de clubes, la Bundesliga y la Copa de Alemania en el debut en el banquillo muniqués, 'Herr Pep' transmite que el entrenador catalán está inmerso en un proceso de adaptación de su estilo de juego a la filosofía futbolística alemana.

Guardiola aboga por convencer a sus jugadores y crear un punto de encuentro con la directiva, especialmente con el presidente de la entidad, Uli Hoeness, con quien, a través del relato, se conoce que existe una gran armonía y admiración recíproca.

Otro capítulo relevante describe uno de los peores momentos de Pep en Alemania, incluso de su carrera como entrenador, tras la derrota 0-4 en el Allianz Arena ante el Madrid de Ancelotti en la vuelta de la semifinal de Champions. «Toda la temporada negándome a poner un 4-2-4.Todo el año resistiéndome. Y lo pongo el día más importante... Menuda cagada», aseguraba el entrenador nacido en Sampedor, que recuperaría el ánimo días más tarde al culminar la temporada al ganar al Borussia de Dortmund en la final de la Copa de Alemania.

El ensayo también deja momentos como la necesidad que tiene Guardiola de contratar un nutricionista y la charla que posteriormente da a la plantilla, en la que aclaró lo siguiente: «Yo odio el tiquitaca. Lo odio. Es pasar el balón sin ninguna intención. Y esto no sirve para nada. No os creáis lo que dicen. ¡El Barça no tenía nada de tiquitaca!», aseveró el ex entrenador azulgrana saliendo al paso a las críticas a su estilo de juego ideal.

El Guardiola más reflexivo
«Herr Pep» nos presenta a un Pep Guardiola que duda de todo, que da mil vueltas a las decisiones, tal y como expresa Perarnau en primera persona. Se comprueba la obsesión del ex futbolista por los detalles, una vocación del trabajo y tozudez en busca de la excelencia, que dará sus resultados a medida que pase el tiempo: «Espero tener a más jugadores sanos todo el año, menos lesionados, tener algunos refuerzos y con todo eso contar con más posibilidades de jugar mejor y, por lo tanto, de ganar», sentenció Guardiola al autor del compendio, refiriéndose a la nueva temporada que dará comienzo en unos días.


jueves, 8 de septiembre de 2016

EL DECÁLOGO DE LOPETEGUI.


ENTRENADOR DE ESPAÑA.
El decálogo de Lopetegui: carácter, cercanía, tiqui-taca...

A continuación les mostramos los diez conceptos en los que se basa su librillo.
Aritz Gabilondo Blog 
30 agosto 2016.

Una etapa exitosa en la Sub-21 y otra exigente en el Oporto han moldeado a Lopetegui como técnico. Su idea de juego está basada en el balón y en el talento, pero además tiene personalidad como para calar en los vestuarios.

1. Ser protagonistas del juego.
“Protagonistas” es una palabra que Lopetegui emplea con asiduidad y que define bien sus intenciones. Para ello considera que hay que tener el balón y, a través de él, construir el juego. La posesión le importa, pero siempre y cuando tenga el fin de hacer daño al rival. Por eso sus jugadores poseen un perfil de talento y buena circulación, muy en la línea de lo que ha sido la Selección estos últimos años. Con ese corte de futbolista dotó también de un estilo particular al Oporto.

2. Porteros con buen pie.
Uno de los puntos en los que más incide Lopetegui es en el inicio del juego desde atrás. Los porteros sacan en corto siempre que es posible y los centrales se abren para dar opción de pase. Es fundamental un portero con buen pie y De Gea es ahora mismo el mejor y el más sereno para ese juego. Lo sabe Lopetegui, que le dio confianza en la Sub-21. También por eso Reina aún tiene hueco como suplente.

3. Estrategia.
Le otorga mucha importancia porque sabe que es un factor diferencial en partidos igualados. En la FEF trabajó durante años en una línea que le dio resultados en forma de goles y que volvió a exhibir después en Oporto. Hay un trabajo concienzudo de pizarra en faltas y córners a favor, diferentes acciones establecidas, enfoques diversos dependiendo también de la forma de defender del rival. Es un técnico moderno y metódico en este sentido, capaz de sorprender.

4. Laterales desdoblando.
Montoya, Carvajal y Alberto Moreno fueron sus laterales específicos en la Euro Sub-21 de 2013. Es decir, tres jugadores dinámicos. No vale cualquier lateral, tiene que ser ofensivo y aportar en ataque tanto como cualquier otro. Se repitió con Danilo y Alex Sandro en el Oporto. Son claves los desdoblamientos y las diagonales. Fundamental por supuesto la velocidad para corregir atrás tras pérdida.

5. Un mediocentro más posicional.
Todo el centro del campo debe saber manejar el balón, pero uno de los mediocentros suele tener un corte de mayor equilibrio. En 2013 con la Sub-21 fue Illarramendi; después en el Oporto, Casemiro. Jugadores fundamentales para aportar en defensa y en la recuperación de balón. En ese sentido, el seleccionador ve a Saúl como un 6 —a diferencia de donde juega en el Atlético— y a Koke lo considera un 8, nunca alguien al que utilizar en banda. Son matices.

6. Buen ambiente, pero también seriedad.
Como jugador, Lopetegui ha estado en grandes vestuarios y sabe que con los futbolistas hay que saber tensar y destensar la cuerda. Es decir, el buen ambiente es necesario pero la seriedad y la disciplina, también. De este modo dejó una importante huella en el grupo de la Sub-21 —los jugadores hablan maravillas de él—. La lealtad le parece importante. Quien no esté con él y sus compañeros, está fuera.

7. Amplitud y toque son compatibles.
Le gusta a Lopetegui abrir el campo con al menos un jugador concreto de banda. En aquella Sub-21 campeona era Tello, mientras en el otro costado jugaba un volante con participación interior como Isco. En el Oporto que llegó a cuartos de Champions repitió con Quaresma (extremo) por un lado y Brahimi (enganche a banda cambiada) por el otro. Pudiendo variar de costado según va el partido, asegura de este modo profundidad y toque.

8. El nueve debe participar del juego.
El delantero centro no es un islote al margen del equipo. Tanto Rodrigo (o Morata) en la Sub-21 como Jackson en el Oporto eran capaces de venir a recibir, jugar de espaldas, caer a banda, mover a los centrales y poder combinar con el mediocampo. Esa función la tiene perfectamente resuelta con Morata y Alcácer; por su parte, Diego Costa ofrece otras cosas para ciertos momentos o rivales: velocidad al espacio, agresividad, cuerpo a cuerpo...

9. Comunicación social.
Un seleccionador es alguien que siempre está en el ojo del huracán. Detenerse a justificarse ante todo el mundo es imposible, aunque por supuesto Lopetegui no puede olvidar la comunicación y la imagen. En Oporto tuvo problemas por la fuerte presión de la prensa, que le incomodó. Aprendió de aquello. Ahora, como seleccionador, ha optado por un perfil pausado y dialogante, sin ser tampoco sumiso de los medios. Él tiene el poder de elegir a los jugadores y debe hacerse respetar por ello. Es de personalidad fuerte.

10. La base de todo: el trabajo.
A ilusión y a ganas por formar una buena Selección no le gana nadie en estos momentos. Entiende Lopetegui que está ante un reto y a él le gustan los retos. Ha optado por el trabajo como filosofía de base. En su primer mes se recorrió España y Europa viendo partidos con internacionales, estuvo en actos institucionales de la FEF, se reunió con pesos pesados del equipo, formó un staff que ya se ha puesto manos a la obra... Las horas de dedicación no han sido pocas. Ni lo serán. Ser seleccionador nacional así lo demanda.


martes, 6 de septiembre de 2016

PREPARACIÓN FÍSICA EN FÚTBOL


PROPUESTA DEL CSKA MOSCÚ.
CON PAULINO GRANERO.

Enviado por Alto Rendimiento
Etiquetas. preparación física de fútbol.

La preparación física en el fútbol
Sobre Paulino Granero.

Paulino es doctorando en Fisiología del Deporte y Control del rendimiento y la salud y es Preparador Físico en el equipo profesional del CSK de Moscú.
Alto Rendimiento: -¿Cómo concibes la preparación física en fútbol en la actualidad?
Paulino Granero: -Pues la preparación física en fútbol en la actualidad es una preparación física en la que tiene que predominar por encima de todo el balón. En la que todo tiene que estar por así decirlo integrado, y en la que la falta del balón es difícil de entender al día de hoy. En todos los ejercicios debe predominar lo que es el medio con el que se juega.

Alto Rendimiento: -Entonces estoy entendiendo que todo el entrenamiento en campo o la gran mayoría, debería ser con balón, está también de acuerdo en que haya un entrenamiento fuera de campo, sea en gimnasio, el entrenamiento que comúnmente en la actualidad se llama coadyuvante.
Paulino Granero: -Es imprescindible. Y para mí aquel jugador que no va al gimnasio a trabajar tarde o temprano irá. Porque el entrenamiento en gimnasio, aparte de la función de mejorar el rendimiento en cuanto a la calidad de fuerza o fuerza-velocidad o potencia o como la manifestación de fuerza que queramos hablar, el jugador que no visita el gimnasio para hacer trabajo preventivo, en cuanto a las lesiones, tarde o temprano irá para readaptar o para salir de un proceso de lesión, seguro. Y yo eso se lo comento a los jugadores con los que trabajo: “¿Tú no quieres ir al gimnasio? Tranquilo, que tarde o temprano irás con el fisio o con el readaptador”. Y al final ellos mismos por sí solos suelen ir al gimnasio antes del entrenamiento, después del entrenamiento, para trabajar aquellas debilidades, puntos débiles o de balance que se observan
.
El entrenamiento en gimnasio, mejora el rendimiento en calidad de fuerza o fuerza-velocidad.
TUITÉALO.

Alto Rendimiento: -Paulino, ¿cuáles serían para ti los contenidos clave de entrenamiento a nivel físico?
Paulino Granero: -Para mí es muy importante a lo largo de la temporada mantener los niveles de resistencia lo más alto posible. ¿Me explico? Para mí la potencia aeróbica es fundamental. Si podemos hablar en términos de fisiología de potencia aeróbica. Es fundamental mantener la fuerza explosiva, la potencia a lo largo de la temporada. Es decir, si umbral anaeróbico al principio de temporada es de 14,5 kilómetros por hora o 15 kilómetros por hora, a lo largo de la temporada no sólo debo mantenerlo, sino que debo incrementarlo, o acercarlo lo más próximo al consumo máximo de oxígeno. Eso en cuanto a resistencia. Y luego en fuerza, los picos de potencia y la potencia media desplazarla todo lo posible hacia velocidad y algunas partes de la temporada buscar objetivos entre potencia, pico-potencia y fuerza máxima.

Alto Rendimiento: -Estos dos contenidos estrella que acabas de citar, ¿cómo los organizamos a lo largo de la pretemporada y de temporada?
Paulino Granero: -Bueno, la pretemporada directamente ya hoy en día… En cuanto acaba la temporada cada jugador tiene su plan de entrenamiento individual, los que llegan de vacaciones. Y ellos saben y son conscientes de que desde el primer día de pretemporada ya las cargas de entrenamiento suelen ser altas. 
Porque no hay tiempo para preparar partidos de competición europea, incluso partidos de supercopa o primer partido de liga. Y ya desde la primera semana solemos encontrarnos con dos o tres partidos de liga. Incluso ya la primera semana de septiembre hay partidos de equipos nacionales. Entonces ellos son conscientes de que tienen que llegar al primer día de entrenamiento de pretemporada en buen estado de forma y sino en buen estado de forma habiendo hecho algo. Y desde el primer día empezamos con dobles sesiones las dos primeras semanas y solemos hacer por la mañana un buen trabajo de aeróbico.

En la mayoría de las veces metemos balón, empezamos haciendo capacidad aeróbica. No trabajando más de cuatro o cinco milimoles de lactato y por las tardes incluso también metemos series cortas, series intermitentes en los que rozamos los cinco o seis milimoles de lactato. Y a lo largo de la pretemporada vamos metiendo un día sí, un día no, un día sí y un día no, trabajo intermitente, potencia aeróbica. Rozamos el límite de los cinco o seis milimoles de lactato y en cuanto a fuerza o a potencia, es: un día sí, un día no, un día sí, un día no. Hacemos trabajo también de fuerza en gimnasio, las dos primeras semanas, luego vamos al campo, intentamos hacer todo el trabajo de fuerza en campo -como te explicaba antes- con balón, con trabajo integrado, con acciones técnico-tácticas y en el que se manifieste -por así decirlo- las acciones que luego se van a dar en el partido, la competición.

Alto Rendimiento: -Paulino, ¿podrías desarrollar un poco más cómo realizáis este trabajo de fuerza explosiva, de potencia en el campo con balón?
Paulino Granero: -Bueno, pues solemos montar cinco, seis estaciones en el que solemos poner ciertos aparatos, como suelen ser vallas o trabajo de elástico o arrastres o empujes o tirones o con ciertas vallas solemos hacer dos, tres saltos, buscar una pared con un compañero o con un entrenador auxiliar. Mientras un jugador entra por el medio, a lo mejor un banda derecha hace otra acción diferente, suelen pasar balón entre ellos, suelen centrar y suelen ser acciones muy cortas que no lleven más de cinco o seis segundos de tiempo. Suelen hacer dos, tres repeticiones por cada estación y suelen rotar entre las cinco, seis estaciones que hacemos.
 No solemos pasar de 25, 30 minutos de trabajo en volumen en cuanto a la fuerza explosiva en campo, porque luego junto con el trabajo integrado, junto con el trabajo técnico- táctico del primer entrenador, segundo entrenador, intentamos que no superen lo que son los 70 minutos de esfuerzo intenso del cuerpo explosivo, porque la carga suele ser alta, porque suelen verse por la mañana al día siguiente práctica en asa de 1.500, incluso por encima y no queremos llegar a esos niveles porque ya solemos ver que hay riesgo de lesión bastante altos y no queremos llegar a esos niveles. Nosotros intentamos ajustar al límite cualquier acción, cualquier repetición, controlando con parámetros sanguíneos, con aparatos, viendo plantinquinasa, aurea, muño, etcétera, para ajustar la carga lo mejor posible y con acelerómetros, con giroscopio, con magneto, con GPS. Y así intentamos controlar todo al límite.

Alto Rendimiento: -Paulino, ¿y cuál es la importancia que le das a la tarea jugada y cómo podéis orientar ésta en función del objetivo condicional perseguido?
Paulino Granero: -Bueno, eso es lo que solemos hablar con el cuerpo técnico antes de salir a la sesión, al campo a trabajar. Entonces, por ejemplo, hay al momento lo que el entrenador quiere trabajar asiento técnico- tácticos y mi función y labor es decirle: “Mire, yo aquí hasta cierto tiempo es lo que haría” Ó: “Este es el número de repeticiones que yo hago”. ¿Me explico? Por ejemplo, el entrenador quiere jugar una acción de seis, lo que es un dos- tres- uno en ataque contra línea de cuatro y un pivote por ejemplo. El entrenador pone los jugadores en situación táctica, en situaciones de campo, en posición. 

Y a partir de ahí es donde ya tenemos que medir la variable tiempo, la variable intensidad, ir diciéndole al entrenador cuándo debe terminar el ejercicio, cuánto es el tiempo de recuperación que debe estar. Y así es como lo vamos haciendo. Las tareas yo no las puedo modificar en cuanto a lo técnico-táctico porque él es el que propone las tareas, pero sí puedo aconsejar lo que son los términos fisiológicos, por así decirlo, los tiempos, el número de repeticiones e ir controlando variables que nos van diciendo la fatiga neuromuscular del jugador o la fatiga cardiovascular o el grado de esfuerzo, etcétera.

Alto Rendimiento: -Gabriel, nos has citado la variable intensidad. ¿Cómo controláis y valoráis esta variable dentro de la tarea jugada?
Paulino Granero: -Para mí la intensidad o grado de esfuerzo, como se denomina, los jugadores suelen llevar un acelerómetro -en este caso de una marca española Wim de Realtrack Systems, que es un giro que lleva un acelerómetro de casi 1500 hercios y que nos permite controlar cualquier acción que se realiza en el campo, por muy pequeña que sea. Y con ese acelerómetro vamos viendo lo que es el daño neuromuscular que sufre el jugador en cualquier cambio de dirección, en cualquier salto, en cualquier giro, y se controla la sesión por número de cambio de dirección, número de giros, número de impactos que recibe el jugador, de frenadas, trabajo excéntrico.

 Y luego también utilizamos un aparato que se llama Moxi que es un medidor de saturación de oxígeno en músculo y con este aparato solemos mirar cómo satura el oxígeno a nivel muscular del jugador y vamos viendo si el aporte de oxígeno es suficiente, no es suficiente, independientemente de los pulsómetros que tantos años nos han permitido controlar la caja cardiovascular. Son muchos pequeños detalles y son muchos instrumentos y aparatos e historias que utilizamos para controlar la carga, la intensidad.

Alto Rendimiento: -Paulino, ¿se está empezando ya a establecer algún paralelismo entre la medición de las aceleraciones y lo que realmente sería un trabajo de fuerza?
Paulino Granero: -Se da una correlación bastante alta entre las aceleraciones y el trabajo de fuerza orientado a ese tipo de tarea. Y por supuesto que sí, ya lleva un tiempo. Ya Julio Tobos empezó a trabajar con este tema desde el año 2000 o antes. O sea, no es nada novedoso. Lo que pasa que hay gente que ha ido investigando y hay gente que se ha incorporado más tarde al sistema. Pero al día de hoy el tema del cambio de dirección con la aceleración y su relación en cuanto al tema de fuerza está muy presente al día de hoy.

Alto Rendimiento: -Paulino, ¿cómo valoráis el estado de forma del futbolista, sobre todo desde un punto de vista de prevención de lesiones?
Paulino Granero: -Bueno pues eso desde la primera sesión junto con los oficios, solemos hacer una planilla de control de todos los músculos y articulaciones del jugador. Intentamos ver cada punto débil, ver el historial clínico de cada jugador y junto con el análisis que se hace de esas primeras sesiones en pretemporada, a lo largo de la pretemporada intentamos ajustar al máximo cada punto débil con el que suele llegar el jugador. Y a lo largo de la temporada ellos suelen llegar una hora antes o 30 minutos antes a la clínica con los fisios y tienen su trabajo específico e individual en el que se observa desde un psoas que suele estar acortado, un psoas que está cargado, un isquio que está cortado o un aductor sobrecargado.

 Cualquier punto débil que presente el jugador por la mañana antes del entrenamiento se suele corregir. Desde luego cada jugador tiene una plantilla de trabajo individual que suele trabajarla media hora antes de salir al campo. Y todo está muy relacionado con problemas anatómicos, problemas estructurales, problemas de compensaciones. Para eso juegan un papel muy importante los fisios del club a la hora de ver posiciones anatómicas de cadera, de pelvis, de columna, rodillas, rodillos, omóplatos, escápulas, todo. Desde la cabeza hasta el dedo gordo del pie está todo estudiado por parte de los fisios y luego ya el tema físico lo controlo yo más. Y trabajamos en equipo. La verdad que ha sido una maravilla para mí los últimos cuatros años y medio, trabajar con dos fisios impresionantes en el CSK.

Alto Rendimiento: -Paulino en este sentido ya va mi última pregunta. Para terminar, cuéntanos cómo está siendo esta experiencia en Rusia con el CSK. ¿Cómo es el fútbol allí, cómo te estas sintiendo? Cuéntanos un poco tus vivencias.
Paulino Granero: -Pues la vida en Rusia es bastante dura por las condiciones climáticas. Moscú es una ciudad gigante. Hay gente que dice que son 17 millones, otros dicen 14, otros 20 de personas y el tráfico es terrible. Pero así como te puedo contar que al principio cuesta adaptarte y es difícil por el idioma y por ciertos motivos más, luego cuando llevas un tiempo la gente es muy cariñosa. Si observan que vas a trabajar y que te entregas tu a ellos, ellos se entregan a ti y son gente maravillosa. Eso por un lado. Por otro en cuanto al CSK como club, es un club grandioso, un club gigante, un club que reúne todas las condiciones para estar en Europa año por año. Que todo está muy bien dirigido, todo muy bien organizado con buena ciudad deportiva, un club preparado para la alta competición.

Todo ha sido muy fácil porque desde el primer día siempre me encontré con un compañero que se llama Víctor Onozco y me ayudó a traducir. Jugó muchos años aquí en España, de hecho vive en Oviedo. Y tener una persona que habla español en Moscú, que te abra las puertas en todo a la hora de poder trabajar. Y luego para mí el hecho de ir pasando el tiempo y poder conseguir algún que otro triunfo ha sido muy positivo a la hora de que te valoren como profesional, que todo salga bien, la ayuda de tu familia, de tu mujer, de tu hijo, el que estén a tu lado en el día a día. 

Ha sido todo verdaderamente maravilloso. El trabajo allí por suerte para los españoles que estamos allí está bien reconocido e intentamos siempre que podemos, ayudarnos entre nosotros y hay muy buenos amigos entre todos los españoles que estamos por aquí y que estamos llevando incluso todos los compañeros posibles para otros clubs, presentarlos y ayudarles en la medida de lo posible.


jueves, 1 de septiembre de 2016

POSICIONAMIENTO VS CONOCIMIENTO.


por ALEX COUTO LAGO el 12 junio, 2016 • 
Martíperarnau.com

Dicen que el fútbol de hoy es una imagen de la sociedad en la que vivimos, que existe una brecha cada vez más grande entre ricos y pobres, que los valores solo salen a relucir cuando ganas y que perder es un estigma que se llevará cosido en el alma para siempre. Se dicen muchas cosas y todas son respetables, pero lo problemático de esta sociedad no es lo que se dice, sino lo que no se dice.

Vivimos en un mundo donde salir a la luz en determinadas profesiones, poco o nada tiene que ver con el saber hacer y mucho con el saber estar. Si analizamos en España el ámbito de la investigación científica, el arte y la interpretación, la dirección de grupos multidisciplinares o la literatura, nos encontraremos con foros muy similares al fútbol y otros deportes de masas en los que la apariencia va de la mano del éxito.
Hablamos mucho del porqué de las cosas, de que esto y aquello no evoluciona, se estanca, apelamos a la suerte, a lo aleatorio, a la justicia o injusticia de las cosas, pero pocas veces analizamos los inicios y las situaciones de partida. Cómo es posible que los mejores investigadores de este país se marchen al extranjero y no vuelvan. Cómo se puede explicar que los libros más leídos no sean de escritores sino de personajes de la farándula. Cómo son los cásting en este país para encontrar a la persona idónea para el puesto adecuado, sea en el arte, en la interpretación, en el trabajo en equipo o en cualquier otro campo de actividad.

Vivimos en un entorno en el que todo parte del modelo de contratación para acceder al trabajo. Existen dos modelos muy definidos: aquel que se caracteriza por elegir al profesional mejor posicionado en contraste con aquel otro que se caracteriza por elegir al profesional mejor formado para el puesto. Hablamos de oportunidad u oportunismo versus idoneidad por dominio y maestría.

CONTRATACIÓN POR POSICIONAMIENTO
Decía Arrigo Sacchi que para ser jinete no era necesario haber sido caballo. Hoy día su frase no deja de ser un ejemplo de cómo eran las cosas en otros tiempos, pioneros que abrían camino y tenían una argumentación sólida. Hoy día en fútbol, y en concreto en España, al igual que en todo el marco del fútbol latinoamericano, salvo raras excepciones, la manera tradicional de contratación es por posicionamiento. Aquellos que están bien posicionados en el entorno en donde se produce el proceso de contratación gozan de mayores ventajas que aquellos que por conocimiento y dominio establecen su estrategia apartados de los focos y centrados en sus argumentos.

La contratación por posicionamiento tiene muchas ventajas para el contratante y desde luego para el contratado. Primero, el contratante no tiene por qué exponer su conocimiento al desarrollar la labor de contratar. Elige al que entiende que mejor va a desarrollar su tarea en función de quién ha sido y lo que ha representado el elegido. Muchos se preguntan ¿por qué se fichan exfutbolistas para entrenar a equipos de élite, sin que tengan una trayectoria o un dominio de su profesión demostrable? Básicamente porque están bien posicionados en el mercado, principalmente por su trayectoria anterior en otra profesión, la de jugador.

Además goza de un foco particular que lo ilumina dentro de la masa social que sostiene desde la base este deporte, pero sobre todo representa un escudo perfecto para atemperar los impactos futuros de quienes tienen y pueden libremente comercializar su opinión en los medios más influyentes. Este tipo de contratación supone incorporar a una cabeza visible y ya ella se preocupará de dotarse de conocimiento, bien haciendo un ejercicio de honestidad y aplicándose en la investigación y estudio de su profesión, bien ejerciendo una de las más valoradas virtudes del líder, delegar en quien sabe. Esto hace bueno el dicho popular: “No hay que saber, sino tener el teléfono de quien sabe”. Dentro de este patrón de comportamiento, importa el resultado, no la forma de conseguirlo; importa lo inmediato, no el legado dejado en la institución en forma de saber hacer (know how), aspecto fundamental en muchos sectores de actividad en donde el sentido de maximización de beneficio va acompañado de un criterio de supervivencia: mantener los factores por los cuales ese beneficio se produce.

Quien está bien posicionado genera una costumbre en el sector. Si tu rival lo hace y le va bien, tú también y esa costumbre se convierte en norma y se entra en un bucle endogámico en el que la evolución tiende a cero cuando todos hacen lo mismo; la formación no es más que una manera de hacer negocio con la ilusión previamente fomentada a través de un proceso de comunicación y marketing adecuado. Se paga la campaña y se iguala socialmente a todos, pero al final solo se elige a quienes socialmente han desarrollado una posición en la élite, generalmente por lo que han hecho, no por lo que son capaces de hacer en el futuro.

CONTRATACIÓN POR CONOCIMIENTO
Contratar teniendo como referencia el conocimiento implica una vinculación al proceso de contratación mucho más profunda, más comprometida. El contratante que contrata desde el conocimiento está obligado, como mínimo, a tener nociones suficientes para distinguir e identificar a quien sabe y posteriormente sostener una interacción lo suficientemente creíble para elegir a la persona adecuada. El contratante está obligado a saber para poder decidir. Desde esta perspectiva, el contratante se expone a la crítica dado que está implicado en el proceso de contratación por dominar los criterios y además los conceptos sobre el campo que contrata, por lo que el contratado se incorporará para ejercer desde el dominio argumental. El contratado no será un escudo protector para el contratante, será un elemento más del proceso de producción en el que el conocimiento será la base sobre la que se asentarán todas las inteligencias que se invertirán en dicho proceso. El contratado, dominador de su campo, podrá gestionar su equipo de trabajo desde la argumentación de quien puede sostener una opinión, delegando o no en aquellos profesionales que él considere adecuados, dotando al servicio ofrecido de un valor añadido, que no tiene por qué verse directamente en el producto final de inmediato, pero que se verá a lo largo del tiempo.

El contratado por conocimiento accede al puesto de trabajo no por lo que ha sido o ha hecho sino por lo que hace y, sobre todo, por lo que será capaz de hacer. El equipo que contrata desde esta perspectiva incrementa la probabilidad de mantener en el tiempo un saber hacer que dotará a la entidad de valor de uso, sin necesidad de estar tan pendiente del valor de cambio.

La posición, política, deportiva, social, oportuna, ganada por afinidades diversas garantiza el acceso inmediato y colapsa la entrada a todos aquellos que quieran acceder desde otros puntos de partida.
El conocimiento, específico o genérico, no presenta barreras competitivas de entrada en el mercado porque de partida obliga al contratado a demostrar en el corto plazo la valía de su conocimiento y al contratador lo oportuno de su decisión. La competencia además está desequilibrada dado que pocos contratados desde el conocimiento necesitan del eco externo,  mientras que muchos contratados desde la posición se ven obligados a fomentarlo desde todos los foros a los que pueden acceder.


MERITOCRACIA U OPORTUNISMO ESTRATÉGICO
Como vemos, estamos ante una tesitura compleja. ¿Meritocracia u oportunismo estratégico? Para estar bien posicionado se necesitan inteligencias específicas que no vamos a desmerecer. Se necesita un don de gentes y una capacidad adaptativa importante, además de ser capaz de asumir ciertas condiciones que no todos tienen dentro de la ética y los valores personales. Asumir eso desde un punto de partida privilegiado por la posición alcanzada en otra actividad cercana al campo del que estamos hablando es una virtud en sí misma.

El conocimiento muchas veces carece de la capacidad socializadora para integrar a todos los que no tienen por qué saber y tienen la posibilidad y la potestad de contratar. El problema es que poder transmitir seguridad en lo que se sabe es una cosa y lograr transmitir confianza en la persona que te contrata, sabedores de que en un principio serán ellos quienes sostengan tu posición desde su autoridad, es otra. Se necesita mucha personalidad para lo primero y también para lo segundo.

Por lo tanto, como vemos, contratar desde la postura del conocimiento obliga a elevar el rango de los principios fundamentales de la contratación a niveles de máxima exigencia o de exigencia elevada. Mientras que contratar desde la posición supone asumir el riesgo a fallar, que en fútbol es consustancial a un despido y a la contratación de otro que ocupe su puesto, sin más historias. El largo plazo obligado para constatar una posición desde el saber, frente el corto plazo para sostener una posición sustentada por la imagen y la credibilidad aparente.

Pero como en todo, en ambas posturas existen salvedades y excepciones. Hay que reconocer que muchos contratados desde su posición de privilegio tienen capacidades de liderazgo suficientemente sólidas para sacar el máximo partido a su equipo de trabajo y dejan hacer desde la inteligencia de quien no necesita demostrar nada. Ocurre lo mismo con quienes son contratados desde el conocimiento, podemos encontrarnos con profesionales con enormes capacidades para interpretar y transmitir y nulas capacidades para delegar o dirigir. De todo hay en la viña del señor, pero este no es el problema a tratar. Aquí hablamos de los puntos de partida, de cómo se elige y, sobre todo, de quiénes eligen desde una postura acostumbrada a no verse sometidos al escrutinio y a la censura de los opinadores. Jugamos a un juego de exposición, pero no queremos exponernos: esta es una dicotomía curiosa…

Lo cierto es que un mercado saturado de seres bien posicionados no evoluciona, un mercado saturado de seres con dominio de su cometido puede colapsar por excluyente. Pero un mercado que no valora el conocimiento se muere por decadente.

Cambiemos fútbol por ciencia, arte o literatura y veremos en qué clase de sociedad estamos viviendo.
Me decía un amigo que en Alemania estaban saliendo muchos entrenadores jóvenes sin pasado como futbolista profesional. Le invité a que averiguara cómo estaban contratando, desde qué punto de partida.
El talento no se produce en masa, los altos directivos tampoco. Se hace necesario, y en muchos sectores perentorio, asumir cierto grado de responsabilidad en la contratación y cierto grado de rigor en la selección de personal. Los famosos cásting en fútbol son un indicio de que no se sabe lo que se busca, por lo que no se sabe lo que se quiere. Aplica para tu equipo lo mismo que aplicarías para tu empresa. Ofrece a tus contratados lo mismo que te gustaría que les ofreciesen a tus hijos. No quieras para tu equipo lo que no quieras para tu empresa. Exige a tus empleados que se formen lo mismo que exiges a tus hijos que se formen. ¡Seamos honestos!

* Álex Couto Lago es entrenador nacional de fútbol y Máster Profesional en Fútbol. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Santiago de Compostela. Autor del libro “Las grandes escuelas de fútbol moderno” (Ed. Fútbol del Libro).


viernes, 19 de agosto de 2016

JOSÉ AZEVEDO DEFIENDE LA EFICACIA SOBRE EL ESPECTÁCULO.


PURITO Y SU MOURINHO.
Azevedo, director del Katusha y admirador del técnico portugués, DEFIENDE LA EFICACIA SOBRE EL ESPECTÁCULO.defiende la eficacia sobre el espectáculo.

Bouhanni gana la cuarta etapa
CARLOS ARRIBAS.


Ampliar fotoBouhanni, primero en la llegada a meta. LUCA ZENNARO EFE
Con escritores como José Azevedo a cargo de la narración no extraña que el Giro de Purito Rodríguez sea como una novela de esas que en cada capítulo se abre una historia derivada y el lector solo reza para que al final todas cuadren a la perfección sin chirriar en exceso y sin necesidad de que el autor acelere e invente malabarismos para que todo se pueda abrochar en el último capítulo.
 “La última semana pondrá a cada uno en su sitio”, dice Purito, que salió de las etapas irlandesas como último de los favoritos, a minuto y medio de Urán y Evans. “No tengo ninguna prisa ni ninguna necesidad. Ni tampoco las cuatro subidas finales de esta semana [hoy en Viggiano, mañana en Montecassino, a 70 años del bombardeo aliado que destruyó la ciudad; el sábado en Montecopiolo y el domingo en Sestola, Apeninos de sur a norte] son tan duras. Y tampoco estoy a siete minutos como para tener que inventarme una a la Chiappucci… No tengo ningún motivo para estar preocupado. Salvo el mío, el que perdí con Hesjedal, ningún Giro se ha resuelto en pocos segundos”.

Lleva la contraria el ciclista catalán a medio pelotón de expertos, tantos sabios que rodean el Giro y lo comentan para todos los medios, excorredores, exdirectores, que han llegado a la conclusión, visto lo de Irlanda, de que este Purito no es el suyo, de que este año no le toca ganar una ‘grande’ por fin. “Tengo ganas de que lleguen los finales en subida pero no para ponerme a prueba ni poner a prueba a nadie, sino simplemente para saber cómo están los demás. Yo ya sé que estoy bien”, dice Rodríguez, que el lunes cumplió 35 años. “No son lo suficientemente empinadas como para que yo marque diferencias, pero estaré atento y si se pone una bonificación o una victoria a tiro no las voy a despreciar”.

Y Azevedo, su inteligente estratega, evidentemente está de acuerdo. “Purito tiene la moral intacta y la motivación necesaria para ganar el Giro. Y todo el trabajo hecho”, dice el portugués, director del Katusha, tan estricto y metódico que cuando empezó a ejercer el oficio de director, en el RadioShack a la sombra de Johan Bruyneel, quien no supiera que era portugués pensaba que era alemán. “Quitando la del sábado, en los confines de San Marino, que ya puede considerarse una etapa de montaña de verdad, los otros finales son subidas muy tendidas, en las que corredores rápidos sin ser especialmente escaladores estarán disputando. Serán de esos días en los que no se va a ganar el Giro, pero se puede perder. Y Purito también es rápido…”

Como ciclista, en los dos mejores equipos en los que ha estado, en el ONCE, donde Azevedo, que solo le saca seis años, coincidió sus tres temporadas con un Purito debutante como compañero ciclista, y en el US Postal, Azevedo ha tenido como directores a dos personas de personalidad fuerte, como Manolo Saiz y Johan Bruyneel.

 “Pero yo no me considero hijo de ninguno de los dos. Yo como corredor tenía ya mis ideas propias, mi línea, veía y aprendía. Cogía cosas de aquí y de allá, pero siempre alimentando con eso mi línea propia”, dice. “En todo caso, mi ejemplo como estratega sería José Mourinho, a quien admiro. Ya sé que a los periodistas no les cae muy bien, pero como entrenador siempre sabe sacar lo mejor de los jugadores que tiene. Así debe ser. La eficacia es lo primero. La victoria es lo importante, y no tanto la forma en que se consigue. El espectáculo es secundario”. Y Purito, uno que saca un partido extraordinario a sus capacidades, al oírlo, dirá amén, José.

Todo esto lo hablaban al mediodía a la sombra calurosa del autobús del Katusha antes de que empezaran a caer las cuatro gotas que convirtieron el asfalto del circuito final de Bari en una pista de patinaje. El ‘efecto jabón’, lo llaman en la Apulia, donde llueve raramente y el asfalto está pulido y sucio en las ciudades. Ya los directores veteranos advertían de que es más peligrosa una rotonda en seco en el sur de Italia que una mojada en Irlanda, y por eso se salió de Giovinazzo (pueblo pesquero donde juegan al hockey sobre patines y aún recuerdan la Recopa que le ganaron al Sentmenat en 1980) muy lento, casi parado. Se vio llegado al circuito que el agua convertía las curvas en trampas mortales y los portavoces del pelotón (Paolini, Tiralongo, Ventoso, Petacchi, Evans) pactaron con la dirección neutralizar la última de las ocho vueltas, y que los sprinters que quisieran montar el circo lo hicieran.


 En dos curvas, en las que cayeron las dos terceras partes de los 60 que organizaban el sprint, se comprobó lo fundado del miedo del pelotón y se construyó la victoria del exboxeador francés Nacer Bouhanni, uno que sí supo hallar el compromiso entre espectáculo y eficacia: tras pinchar a 13 kilómetros de la llegada, volvió al pelotón gracias a la ayuda del coche de su equipo, el FDJ, y fue capaz de mantener el equilibrio en la última curva, en la que el favorito, Mezgec (el intratable Kittel se retiró con fiebre antes de salir), sufrió una avería, para remontar hasta la victoria.

LA PIEZA DE FRUTA QUE HIDRATA.


...tanto como dos litros de agua.

¿De verdad hay que beber esa cantidad al día? ¿Y qué hay de cierto en que el café deshidrata? ¿Qué significa la orina de color oscuro? Resolvemos dimes y diretes

Actualizado a las: 17 agosto 2016. Sarah Palenques Tost

Representa el 60% de nuestro peso corporal, es lubrificante para nuestro cerebro y articulaciones y solo podemos vivir sin ella apenas unos días. Efectivamente, estamos hablando del agua. Ahora, en plena canícula, el balance hídrico óptimo de nuestro cuerpo se encuentra en jaque por las altas temperaturas, y el tema de la deshidratación se escucha hasta en la sobremesa. En grado leve puede provocar mareos y jaquecas pero en los casos más graves supone una emergencia médica potencialmente letal. Entre los remedios de la abuela y los mitos de toda la vida a veces tenemos dudas de lo que se debe hace para prevenir y reconocer la deshidratación. Resolvemos este embrollo para que podamos terminar el verano lo menos disecados posible.

Hay que beber dos litros de agua al día
FALSO. No es necesario que toda esa cantidad llegue en forma de vaso o botella de agua. El líquido elemento está presente en otras muchas bebidas (zumos, cerveza, café, té) y hasta un 30% puede provenir de frutas y verduras. Según elInstituto Europeo de Hidratación (EHI), una rodaja de sandía contiene unos 150 ml de agua (el equivalente a un vaso pequeño), así que con seis rodajas (aproximadamente media sandía) estaríamos obteniendo casi un litro de agua; el doble con una sandía entera (claro que habría que comérsela en un solo día). Una naranja o una manzana contienen unos 120 ml. Y además con estos alimentos estaremos cubriendo las necesidades de consumo de frutas y verduras que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Todos los líquidos nos hidratan.

VERDADERO. Sí, pero no todos hidratan igual. “Algunas bebidas hidratan mejor que otras dependiendo de su osmolaridad, un parámetro que responde a la composición de la bebida”, cuenta Serra-Majem, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y miembro del Comité Científico Asesor del citado Instituto Europeo de Hidratación.. Aparte del agua, esas bebidas son “la leche semidesnatada o desnatada y el zumo de naranja”, explica el profesor. “Pero eso no quiere decir que debamos beber solo esas bebidas. Solo que bebiendo esas bebidas alcanzamos antes el equilibrio o balance hídrico corporal. 
Nunca deben reemplazar el consumo de agua”, concluye.

Cuando tenemos sed, ya estamos deshidratados

VERDADERO. La sensación de sed aparece tras la pérdida de un ¡1% o 2 % del peso corporal! Para una persona de 70 kilos (de los cuales 40 son agua) representa un litro de agua (2,5% del agua corporal). “Esta deshidratación leve ya disminuye determinadas habilidades del rendimiento mental y físico. Mención especial merecen ancianos y niños que tienen la sensación de sed mermada o no pueden manifestarla”, explica el profesor Lluis Serra-Majem.

"Aparte del agua, las bebidas que más hidratan son la leche desnatada y el zumo de naranja”
 Lluis Serra-Majem, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública.

En los aviones no te deshidratas.

FALSO. La humedad relativa en la cabina de un avión es muy baja, entre un 5% y un 10% (en un hogar acostumbra a ser superior al 30%) lo que produce “una mayor pérdida de agua a través de la piel y la respiración” explica la doctora Dafna Schorr, médico de familia en Barcelona. Esto no supone ningún problema en un vuelo doméstico de un par de horas pero en viajes de más de ocho es “importante beber más líquidos de los habituales”, continúa la doctora. Desde el Instituto Europeo de Hidratación recomiendan beber 250 ml cada 30 minutos, lo que viene a ser una botellita de agua o algo más que media lata de cualquier líquido no alcohólico.

La orina oscura es signo de deshidratación
VERDADERO. El profesor Serra-Majem lo explica: “A menos que sea por algún alimento o enfermedad, el color de la orina es un buen indicador del estado de hidratación”. Cuanto más oscura sea la tonalidad, según este especialista, mayor concentración de residuos, o lo que es lo mismo, menos agua. Y al contrario: “Si la orina es muy clara también indica un exceso en el aporte de líquidos”, añade Serra-Majem.

El café deshidrata.
FALSO. Buenas noticias para los amantes de la cafeína: pueden seguir tomando el milagroso brebaje matutino o de sobremesa sin problema. Tal y como nos cuenta la doctora Dafna Schorr, “es cierto que grandes cantidades de cafeína producen un efecto diurético con la consecuente pérdida de líquidos y mayor probabilidad de deshidratación. Sin embargo, las bebidas con cafeína que consumimos habitualmente no contienen los niveles necesarios para producir dicho efecto”
.
Hidratarnos correctamente evita los golpes de calor
VERDADERO. El golpe de calor es un problema grave y sucede cuando el cuerpo ya no puede controlar la temperatura, llegando a alcanzar incluso los 40º. Este trastorno se produce “por la pérdida de líquidos en forma de sudor secundaria a una exposición prolongada al sol o a la realización de ejercicio físico intenso”, relata la doctora Schorr. Por ello, para prevenir esta grave situación debemos asegurarnos que reponemos los líquidos necesarios y evitar esas situaciones límite.