domingo, 21 de diciembre de 2014

RUÍ FARÍA. Entrenador asistente de Mourinho.


Rui Faria: "Mou sabe lo que quiere, pero claro que escucha"
CARLOS CARPIO


P. ¿Hay mucha diferencia entre entrenar al Madrid y al Inter?
R. 
Sí, es muy diferente. En el Inter todo era más familiar, había mucha menos gente en la estructura y era más sencilla la comunicación interna. Aquí todo es muy grande, enorme, y tenemos más condiciones para poder realizar un gran trabajo. Hablo de condiciones a nivel de estructuras pero también a nivel humano. Cada club es una realidad diferente y nosotros tenemos que adaptarnos al club, no al revés. Por ser el Madrid no cambiamos nuestro modo de trabajar ni nuestra ambición. Quizás exista aún más responsabilidad de la que ya tenemos.

P. ¿Hay más exigencia de la prensa? ¿Somos tan difíciles como a veces sugiere Mourinho?
R. 
La prensa es diferente e igual en todos los países.

P. ¿Es un cumplido o un agravio?
R. 
No, no, no es nada malo. Lo que quiero decir es que si los objetivos del equipo son grandes, y en el Real Madrid son los máximos, la prensa siempre exige, y exige mucho. Pero nosotros no podemos dedicarnos a estar escuchando las críticas o los elogios cada día, tenemos que intentar aislarnos y concentrarnos en nuestro trabajo.

P. ¿Les ha costado adaptarse más al fútbol español que al italiano o el inglés?
R. 
Cada Liga es una historia. El fútbol italiano es muy táctico, en el Calcio hay una cultura táctica muy grande. El fútbol inglés es más pasional, más rápido pero también más emotivo, allí el día del partido la gente sólo piensa en el partido. Y hay mucha intensidad en el juego. En España es una mezcla de ambos.

P. Usted es la persona que mejor conoce a Mourinho, llevan juntos toda su carrera. ¿En los partidos le consulta sobre aspectos tácticos del juego?
R. 
José es muy especial [risas]. En los partidos él tiene su opinión sobre lo que está ocurriendo en el campo y la manifiesta, pero también nos pide nuestra opinión porque quiere saber si tenemos ideas diferentes a la suya.

P. ¿Y es fácil hacerle cambiar de opinión?
R. 
Él es muy consciente de lo que quiere en todo momento, tiene las ideas muy claras, pero claro que escucha. Y a todo el mundo, no sólo a mí. Si quieres trabajar con Mourinho tienes que tener tu propia opinión y hacer tus propios análisis, porque él quiere conocer tu opinión. No quiere que le digas siempre lo mismo que él piensa.

P. ¿Usted es preparador físico, es ayudante...? ¿Qué nombre exacto tiene su puesto?
R. 
Todos somos entrenadores asistentes, no sólo yo.

P. “Mi equipo de trabajo usa una metodología que rompe con todos los conceptos tradicionales del entrenamiento analítico. Entrenamos según un concepto que llamamos ‘interligación de todos los factores’, donde trabajamos todo simultáneamente, incluso el factor emocional”. Son palabras de Mourinho. A lo largo de estos 10 años, ¿han seguido siempre la misma metodología o la han ido evolucionando?
R. 
La filosofía es la misma. Con la experiencia vas mejorando, lógico, perfeccionas el método de trabajo, pero en lo básico no varía.

P. ¿No varía ese método en función del equipo o del país?
R. 
No. Al llegar a un equipo nuevo hacemos un análisis de las características de los jugadores y trabajamos en función de ellos. Puede cambiar la forma en que exploramos sus características, y los ejercicios se adaptan a esas características. Debes percibir bien lo que tienes entre manos y lo mejor que puedes hacer con ellos.

P. ¿La intensidad en el juego se entrena?
R. 
Sí, claro, y va asociada a niveles de concentración, no sólo al apartado físico. Nosotros entrenamos mucho con balón porque preparamos las situaciones que se van a encontrar en los partidos, y así los jugadores están mucho más concentrados.


P. Cuando hablan de la ‘interligación de todos los factores’ aseguran que el factor emocional también se ensaya.
R. 
Es que el factor emocional es decisivo. No creemos en la separación de lo físico, lo táctico y lo psicológico, es un todo. Buscamos la complejidad, una adaptación más global, con ejercicios que buscan las situaciones reales de juego. Ahí entra lo táctico y lo físico, pero la emoción cerebral es el centro de todo.

P. ¿Influye la presión que supone jugar en un club grande al entrenar? Sobre todo en los futbolistas más jóvenes.
R. 
Que un jugador tenga capacidad para aguantar tiene que ver con su personalidad, no con su edad. Hay futbolistas que llegan a un club  y descubren que no son capaces de jugar al máximo nivel de sus condiciones. Eso es la presión. Claro que influye.

P. ¿Los jugadores se adaptaron fácilmente a su filosofía de entrenamiento alejada de los preparadores físicos tradicionales? Los primeros días de pretemporada, cuando vieron que no pisaban el gimnasio ni hacían carrera continua, estaban muy sorprendidos.
R. 
Sí, reaccionaron bien porque a ellos lo que les gusta es jugar al fútbol, y todos los ejercicios son siempre con balón. Suena fácil, pero detrás hay mucho trabajo, se lo aseguro [risas]. Pero de esa forma es más fácil motivarles.

P. También hubo escépticos. Algunos dudaban que así pudieran mantener un tono físico elevado toda la temporada.
R. 
Sí, es cierto, pero es normal. No estaban habituados a nuestro método y siempre que te cambian tu rutina al principio te cuesta. Pero tenemos 10 años de experiencia trabajando así, sabemos lo que hacemos y no teníamos duda de que funcionaría. Enseguida se habituaron, y cuando comprobaron la intensidad de los entrenamientos hubo menos bromas [risas].

P. Y funcionó. Llegaron al momento clave de la temporada en mejor forma física que su gran rival, el Barcelona.
R. 
Sí, llegamos en el mejor momento, no sólo físico, pero tampoco es algo que se pueda cuantificar a nivel de rendimiento. Aunque luego frente al Barça ya hubo otros condicionantes…

P. ¿Habla de los árbitros quizás?
R. 
Sí, claro, y eso ya no se puede entrenar [risas]. Es una broma, ¿eh? Que quede claro…

P. ¿Es posible mantener el mismo nivel toda la temporada o hay que programar picos de rendimiento para ciertas fechas?
R. 
Los picos de rendimiento colectivo no existen. No puedes preparar a un equipo para asegurarte que estará a buen nivel en un momento determinado. El equipo puede estar bien físicamente y luego no jugar bien. El estado de forma es algo mucho más complejo que la forma física. Nuestro objetivo es alcanzar un buen rendimiento durante todo el año, de forma lineal.

P. ¿Y cómo se consigue eso?
R. 
Si quieres lograr una buena organización del juego y tienes claro cómo quieres jugar y cuáles son las características de tus jugadores, debes preparar ejercicios para que sepan gestionar esas situaciones en los partidos. Hay que priorizar los comportamientos, con ejercicios de 3 contra 3, de 5 contra 5, etc. La distribución de los ejercicios a lo largo de la semana es muy importante, sobre todo si juegas dos partidos por semana.

P. ¿Tienen muchos ejercicios preparados? ¿Cuántos: 25, 50, 100? Me llama la atención ése ‘cuadernazo’.
R. 
No sé exactamente cuántos son, no los cuento, pero son muchos. A lo largo de 10 años, imagínese… Siempre estamos preparando nuevos ejercicios, pero manteniendo el objetivo. El aspecto motivacional de los jugadores es fundamental.

P.¿No es una paradoja que a Mourinho se le acuse de ser un técnico defensivo y en sus entrenamientos todo gire en torno al balón?
R. 
Es que no sé de dónde sale eso de que es un entrenador defensivo, ¿en qué se basan? Fuimos campeones en Italia, en Inglaterra, en Portugal, y seguramente lo seremos en España, y siempre acabamos como el equipo con mejor ataque: ha pasado aquí y pasó en el Inter, en el Chelsea, en el Oporto. No lo entiendo.

P. Le noto molesto…
R. 
No, pero no entiendo esas críticas. Lo del equipo defensivo salió por unos partidos concretos en los que jugábamos contra un rival muy especial y que además casi siempre jugamos 10 contra 11… Pero durante toda la temporada ahí está nuestro juego y nuestros números. No me enfada, no puedo perder el tiempo con este tipo de cosas.

P. ¿Cómo es trabajar día a día con Mourinho?
R. 
Es fácil y muy difícil al mismo tiempo. Es fácil porque tiene que estar todo siempre bien organizado, y también es muy difícil por su enorme exigencia: todo tiene que funcionar bien. Aquí, a este nivel, no existen los amigos. O tienes capacidad o no la tienes, no hay más.

P. ¿Es usted tan exigente?
R. 
Lo intento. Y después de 10 años trabajando con José, debo haberlo conseguido, ¿no? [risas]. Si no, no estaría aquí.

P. ¿Trabaja tanto como dicen?
R. 
Sí, mucho, mucho. Está en todo, en las cosas más importantes y en los detalles más pequeños. Es exhaustivo.

P. Villas Boas fue entrenador asistente de Mourinho y ahora triunfa con el Oporto. Usted ha recibido muchas ofertas para ejercer de primer entrenador. La última, del Sporting de Lisboa. ¿Le tienta la idea?
R. 
En 10 años he tenido varias ofertas, algunas de equipos del máximo nivel, y es un orgullo ese interés. Pero para mí es un honor trabajar con el mejor entrenador del mundo, y ahora además en el mejor club. Mantengo la motivación de trabajar junto al mejor y actualmente sólo pienso en trabajar a su lado.

P. ¿Se ve entrenando solo en un futuro?
R. 
Ya digo que estoy motivado para seguir trabajando como asistente de Mourinho. Mi futuro ahora es este presente. Luego, quién sabe.

P. ¿Y entrenando con otro entrenador principal?
R. 
Imposible. O entreno con José o solo. Con otro entrenador no tendría sentido.

P. ¿Qué porcentaje de su potencial ha alcanzado el equipo en esta primera temporada? ¿Mejorarán mucho la próxima?
R. 
No me gusta hablar de cantidades ni porcentajes. En el fútbol, y en muchos otros aspectos de la vida, lo que cuenta es la calidad. Y mejoraremos, seguro.

P. ¿Qué objetivo se han marcado para la próxima temporada?
R. 
Ganarlo todo, el mismo que teníamos este año. Y en el Real Madrid, con más motivo.

P. Respóndame con una palabra a una pregunta que lleva el mismo título de un libro sobre José Mourinho: ¿por qué tantas victorias?
R. 
Profesionalidad.

P. Puede usted extenderse un poco, hombre.
R. 
Su profesionalidad es el secreto. Lo es todo, su mentalidad, cómo trabaja, cómo piensa, cómo analiza, cómo motiva… La enorme pasión con la que hace, mejor dicho, con la que hacemos, nuestro trabajo.


COMPLEJIDAD Y RENDIMIENTO EN DEPORTES SOCIOMOTORES DE EQUIPO.



 Prof. Rafael Martín Acero/Dr. INEF de Galicia - Universidad de La Coruña
Prof. carlos lago peñas/Dr. Facultad CC. Educación y el Deporte - Universidad de Vigo (España) 

 Zolo, D. (1992): Democracy and Complexity, Cambridge: Policy Press.
Este artículo es parte de la presentación del Libro.

DEPORTES DE EQUIPO. Comprender la complejidad para elevar el rendimiento
Rafael Martín Acero y Carlos Lago

Existen muchas limitaciones del lenguaje para expresar acontecimientos tan ricos como la realidad del juego en los deportes de equipo. Sin embargo existe la necesidad de doblegarlos, sin que pierdan su identidad. Ciertas soluciones conceptuales, muy aceptadas, deberán someterse al duro yunque de la ciencia, facilitándose la operación del martillo (método) a través de altas temperaturas (multidisciplinariedad, validez ecológica,…): hay que validar o excluir enfoques, visualizaciones y constructos.

Los deportes de equipo (DSEQ) pueden ser estudiados desde el paradigma de la complejidad. Toda estructura compleja es el resultado del no equilibrio. Existe la necesidad de superar lo fácil, la imagen geométrica con la que tradicionalmente representamos el juego, lo difícil es poder reproducirlo con mayor precisión funcional.

 La posibilidad de construir conocimiento científico en el entorno de los deportes de equipo pasa por someterse a la búsqueda restringida de teorías de alcance intermedio (Merton), se deben formular teorías especiales aplicables a campos limitados de datos (Lago).
 Los esfuerzos de muchos investigadores y entrenadores deberán posibilitar una tecnología de evaluación, prescripción e intervención mayor en la Metodología del Rendimiento de cada deporte sociomotor de equipo (MR DSEQ). En definitiva, en los deportes de equipo se trata de comprender la complejidad para aumentar el rendimiento.

http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires -Noviembre de 2005

Cicerón dijo de la paradoja (paradoxus) que "son cosas que maravillan". Se podría pensar de los deportes de equipo que, siendo cosas que maravillan,  se muestran como paradojas, es decir, se manifiestan realidades en  el juego contrarias a la opinión recibida y común del observador externo.
 Al proponernos comunicar en forma de libro nuestras inquietudes y estudios nos gustaría que quedase claro, al menos, aquello de lo que no se trata. No pretendemos complicar lo que a ojos de muchos se presenta sencillo, tampoco se quiere conceptualizar aséptica e inútilmente, y, de ningún modo, el objetivo es alejarse de la gozosa práctica del deporte de equipo (DSEQ). El libro se mueve entre asumir las limitaciones del lenguaje (para expresar acontecimientos tan ricos) y la necesidad de doblegar, sin que pierdan su identidad, los instantes variables que ofrecen los partidos, los campeonatos y/o los equipos de estos deportes. Estas realidades precisan de una construcción del conocimiento muy sacrificada, incluso para el propio ideario útil que se maneja en el urgente "saber hacer" de los entrenadores.

 Ciertas soluciones conceptuales muy aceptadas deberán someterse al duro yunque de la ciencia, facilitándose la operación del martillo (método) a través de altas temperaturas (multidisciplinariedad, validez ecológica,…): hay que validar o excluir enfoques, visualizaciones y constructos, disminuyendo, por un lado, la resignación a la infinitud o inaccesibilidad del fenómeno ("cada partido es un mundo"; "el baloncesto es así"; "fútbol es fútbol"…), y reduciendo por el otro lado los grados de las necesarias certezas que exige cotidianamente la toma de decisiones en la práctica del entrenamiento ("está todo inventado"; "no cambiaremos nuestro juego", …), dichas certezas son buenas hipótesis de trabajo, pero si no se verifican no pueden aumentar el conocimiento de la especialidad sin caer en cierta ingenuidad.

Cada juego, cada partido, cada equipo son una narración distinta con elementos parecidos, el discurso de sus episodios (interacciones restringidas), o partes de la historia, están escritos en el mismo idioma y disponen de un diccionario de varias decenas de palabras, construidas con un alfabeto específico de cada deporte (lógica interna; roles; …).

Ningún deporte de equipo tiene el mismo nivel de complejidad, que viene identificado por la variabilidad que puede llegar a alcanzar, a pesar de las prevenciones estratégicas que se tomen para reducir la incertidumbre, son deportes abiertos que se intentan cerrar, correspondiéndose el mayor equilibrio a las situaciones iniciales, por imperativo reglamentario (juego neutro, balón muerto…), y son muy perceptibles. Sin embargo, con la historia comenzada, durante el continuum de juego, hay más tendencia a pensar que las situaciones iniciales de los episodios son infinitas. 
A veces, en el análisis inmediato de algunos deportes de equipo, o en algunos Episodios de Conflicto Dual (meso y/o macrosistema del juego), se piensa que alguna causa pequeñísima que se escapa a la observación emergente, o algún acontecimiento causal perceptible, determina un efecto considerable que no puede ser obviado, entonces se dice que el azar influyó en el tanteo, o en el resultado, estando tentados de pensar que son deportes o situaciones muy cercanos de ciertos juegos de azar. Los deportes de equipo de bajo tanteo evidencian muchas más veces esta ilusión, que en algún caso se identifica con "el efecto mariposa". 
Se podría hablar de canastas, ensayos o puntos, pero sobre todo de goles "en busca de autor", por ser efectos huérfanos de causas (conocidas). Sin embargo, en nuestra opinión, la realidad de los DSEQ está muy lejos de poseer una extensa clase de estados iniciales, característica del caos, pues como ya se ha visto, en todos estos deportes se inician los episodios de conflicto dual (ECD) a partir de un estado inicial especial de equilibrio inestable: el juego de ataque y defensa, de iniciativa y expectativa, o de posesión o no del móvil, situando a los jugadores en episodios de duelo (ED) que, si bien tienen mucha incertidumbre en su finalización, parten de circunstancias conocidas, por ejemplo, en muchas especialidades de equipo, en ataque se realizan evoluciones para dejar en ED al atacante propio donde él se puede mostrar más eficaz (EDEJ).
Son los deportes sociomotores de equipo (DSEQ), ¿un sistema complicado o complejo?
Los deportes de equipo pueden ser estudiados desde el paradigma de la complejidad, para Prigogine "toda estructura compleja es el resultado del no equilibrio". Bergson llama la atención sobre la necesidad de superar lo fácil, la imagen geométrica con la que tradicionalmente representamos la realidad, en nuestro caso el juego, lo difícil es poder representarlo con mayor precisión funcional, más allá de la estructuración espacial estable, se trata de poder conocer sus mecanismos de auto-organización y su auto-regulación en la variabilidad y la incertidumbre.

 Nos parece que el juego no es un sistema complicado, enmarañado al componerse de muchas piezas de difícil comprensión, el juego deportivo de equipo es un sistema complejo (complexus2), y lo comprobaremos revisando los principios que para pensar en complejidad nos propone Morin:
*SISTÉMICO: el juego produce cualidades nuevas con respecto a los jugadores y equipos, las emergencias,
*HOLOGRÁFICO: cada jugador y equipo contiene casi toda la información del partido, el juego está presente en cada equipo y jugador, y cada uno de ellos en el Sistema de Actividad de Competición (SAC),
*BUCLE RETROACTIVO: cada causa actúa sobre diversos efectos, y cada uno de ellos sobre su antecedente causal, los errores no forzados reiterados de un determinado equipo, grupo de jugadores o jugador, son un ejemplo,
*BUCLE RECURSIVO: el juego, el estado de forma, son efectos y a la vez causas de otros nuevos. Los jugadores producen episodios de conflicto dual (ECD), y comportamientos de equipo, el equipo produce sistemas de juego, que dotan de la condición de jugador al sujeto,
*AUTO-ECO-ORGANIZACIÓN: la autonomía del jugador es inseparable de su dependencia del equipo,
*DIALÓGICO: el jugador pertenece al equipo y al juego, pero cuando se considera al individuo desaparece lo colectivo, y viceversa. El pensamiento complejo asume dialógicamente las dos entidades que tienden a excluirse (une componentes que se excluyen pero que, en la realidad, son indisolubles en un mismo estado de cosas: dualidad, de equipos, atacar y defender,…), "el árbol que no deja ver el bosque,…el bosque que anula a cada árbol".
*REINTRODUCCIÓN DEL SUJETO: del conocimiento en todo el conocimiento. Restauración del jugador evidenciando la ocultación del pensamiento y acción dominante en las decisiones, valoraciones y consideración del conocimiento como reconstrucción en un contexto. Restauración del entrenador desocultando el problema central de la teoría científica de los JDC que tuvo dificultades o evitó construirse desde la experiencia empírica.

 La correcta aplicación del paradigma de la complejidad significará un gran salto en la comprensión de los deportes de equipo, en la elaboración de su teoría del rendimiento en competición y por tanto en la mejor adecuación de su entrenamiento y desarrollo metodológico. La riqueza conceptual de este paradigma se manifiesta adecuada, y deberá de ser verificada su pertinencia; siguiendo a Prigogine, hemos de esforzarnos en ampliar la racionalidad científica, que estudie uno de los fenómenos más ricos e inaccesibles hasta hoy en el ámbito de las conductas motrices lúdico-deportivas, los juegos deportivos colectivos (JDC) o deportes de equipo, en el ámbito del rendimiento no se trata de descubrir lo inmutable o lo que determina (causas) su esencia, más allá de los cambios aparentes del juego, se renunciará, estudiado un partido, un equipo o un campeonato, a descubrir y explicar todos los antecedentes temporales y también su evolución con certeza probabilística.

Para Morin el nuevo paradigma ha de ser de distinción/conjunción, es decir distinguir lo naturalmente co-fundido (García Bacca) sin reducir o desarticular, según el mismo Morin "llevaría en sí el principio de la Unitas multiplex, que escapa a la unidad abstracta del holismo (por lo alto) y del reduccionismo (por lo bajo).
La aleatoriedad, que no el desorden, tiene una gran importancia en cualquier estudio de los deportes de equipo, si estudiamos el juego o Sistema de Actividad de Competición (SAC), debemos de encontrar los puntos críticos o de bifurcación, donde el SAC cambia de dirección, manifestándose la realidad cotidiana de la competición más comprometida con estas fluctuaciones que con otros datos deterministas que, siendo necesarios, no resuelven más que modelizaciones ejemplares, de ningún partido. Los partidos no son previsibles, al ser interpretados por sujetos y colectivos que evolucionan y son innovadores, lo que lleva a que los estudios o niveles de comprensión de cada SAC o Juego Deportivo Colectivo "x", deberán considerar siempre que son un sistema alejado del equilibrio, flexible, rápido y rico, teniendo presente la probabilidad y la irreversibilidad, las fluctuaciones y su carácter aleatorio. Se trata de encontrar y expresar posibilidades de evolución de un determinado jugador, equipo, partido, método de entrenamiento, campeonato,... Para Prigogine se trata de construir un camino, muy estrecho, entre dos tendencias que conducen al fracaso si continúan actuando por separado, la tendencia de la certidumbre que se cierra a la innovación de los sistemas reales, y la tendencia de la "acausalidad" que se cierra a la no previsibilidad, la primera tendencia es muy propia de las investigaciones en deportes de equipo de tradición determinista (encontrar las claves del comportamiento universal) alejadas de la práctica, y la segunda muy próxima a los empíricos que rechazan cualquier reflexión poco aplicable en tiempo real.

Paradigma, teorías y modelos de juego y de rendimiento en deportes sociomotores de equipo (DSEQ)
Lago ya sugería en el 2000 que la posibilidad de construir conocimiento científico en el entorno de los deportes de equipo pasa por someterse a la búsqueda restringida de teorías de alcance intermedio (Merton), se deben formular teorías especiales aplicables a campos limitados de datos. En definitiva se trata de no buscar inmediatamente la estructura conceptual general, suficiente para sacar de ella todas esas y otras teorías, reconociendo que si solo se trabaja con teorías especiales se corre el riesgo de salir con especulaciones ad hoc desconectadas, congruentes con un campo limitado de observaciones e incongruentes entre sí. Concentrarse por completo sobre un sistema conceptual general para derivar todas las teorías subsidiarias es correr el riesgo de producir grandes y opacos programas de investigación, con toda su variada sugestividad, todo su esplendor arquitectónico y toda su esterilidad científica.

En el proceso de construcción de estas teorías de alcance intermedio, y asumiendo además el concepto de teoría en su sentido más amplio, la estrategia de la investigación debe superar secuencialmente tres niveles principales: el paradigmático, el teórico y el empírico.

 El nivel paradigmático contiene los postulados y los enunciados de carácter epistemológico, ontológico y metodológico que determinan y regulan no sólo el procedimiento de construcción de las teorías, sino también los criterios según los cuales se lleva a cabo la investigación científica y se elaboran los esquemas explicativos.

 En el segundo nivel, el de las Teorías, el lenguaje científico se centra en la presentación de proposiciones o enunciados que implican "explicaciones o interpretaciones de las relaciones observadas entre los hechos o fenómenos naturales". Este conjunto de postulados de carácter hipotético, así como las variables explicativas que se ponen en relación, es lo que, con frecuencia, se considera teoría en el sentido más restringido de la palabra.

En un tercer nivel, los términos y enunciados que representan los hechos y fenómenos directamente observables son eminentemente descriptivos.
    En los JDC o DSEQ el abordaje de la construcción de conocimiento, práctica e investigación, del juego, del rendimiento en el juego, o de la planificación y programación, se deberá ubicar con extremado cuidado apriorístico, reconociendo en los objetivos conceptuales y procedimentales:
•la dimensión,
•el objeto de estudio participante,
•el abordaje multidisciplinario,
•el nivel del lenguaje científico (paradigmático; teórico; empírico, o de experiencia).


 Figura 1. Estructura del lenguaje científico (después de Bunge) en Metodología del Rendimiento Deportivo (Martín Acero, 2004. Tomada Libro pp. 14)

Hablamos de un emergente campo de estudio, de la Metodología del Rendimiento Deportivo (MRD: Martín Acero y Vittori) que al construir conocimiento se revela como un espacio de articulación entre disciplinas, dimensiones y niveles, resultando un área de conocimiento que contribuye a redefinir los límites de las disciplinas tradicionales (ciencias biológicas y ciencias sociales; teoría general y teorías especiales; práctica y teoría; …), creando puentes entre ellas y entre estas y los conocimientos locales:

a.En su manifestación epistemológica, reconociendo otras formas locales de conocimiento, además de las tradicionales de las ciencias positivas aplicadas al deporte, se trata de, una vez ya alejados de la práctica común (imperativo científico), volver a relacionarse con la realidad y la experiencia de los hechos, sin caer en la tendencia de las ciencias tradicionales que las convertirían en "objeto de estudio". Epistemológicamente no se intentará representar las buenas prácticas, si no relacionarse con ellas. Se promocionará una nueva racionalidad -interpretativa- práctica de los DSEQ, en las que puedan participar todos los grupos interesados en crear su conocimiento, los investigadores se acercarán a los técnicos, eliminando la distancia y el dualismo entre las comunidades interpretativas, la científica y la técnica.

b.En su manifestación metodológica, la MRD contribuye a superar dicotomías, por ejemplo entre tendencia nomotéticas (objetivismo) e ideográficas (subjetivismo), su mayor aportación resulta al ser el instrumento que relaciona estrechamente la estructura del conocimiento con quienes lo producen y reproducen.

c.En su manifestación de contenidos, el "corpus de conocimiento" que crea la MRD no es el mismo que el de las ciencias tradicionales (de apoyo) como la fisiología o la biomecánica. El objeto de conocimiento de la MR DSEQ tiene menos que ver con los paradigmas clásicos y sus proposiciones (perfil de rendimiento, modelos de rendimiento; modelos de juego; métodos de entrenamiento; valor y dinámica de volumen e intensidad; etc.), que con como los procesos que, en la práctica del entrenamiento, producen, reelaboran y redefinen esas proposiciones paradigmáticas. 

Serán contenidos temáticos de esta MRD los dispositivos a través de los que se utilizan y reproducen las proposiciones:
•de paradigmas científicos (modelos) y de teorías (constructos),
•de prácticas estigmáticas (buen saber hacer),
•de ambos (nueva racionalidad interpretativa, relación entre estructura del conocimiento y de quien lo produce y reproduce).

 Los cambios que se precisan para el mejor avance conceptual y práctico en los deportes de equipo no podrán darse sin modificaciones en los pensamientos del entrenador, como proceso mediador (Martín Acero):


Las Teorías implícitas (Marcelo) se sustentan en Principios Subyacentes:
•Epistemológicos, relaciones de la planificación y práctica del entrenamiento con la formación de técnicos, con la preponderancia de ciencias biológicas y sentido restringido de la Teoría General del Entrenamiento, con la Teoría de la Planificación y la Periodización de deportes psicomotores individuales de calendario corto, etc.
•Ontológicos, entidades desde las que se interpreta el conocimiento. Las experiencias de estos deportes se alejan de los conocimientos establecidos como propios del dominio.

 ENTRENAMIENTO DEPORTIVO.
•Conceptuales, como se organizan y estructuran los conceptos de las Teorías que se utilizan en el ámbito del rendimiento en los DSEQ.

 Limitaciones en la MR de los DSEQ: de Sistemas a observar a Sistemas observadores
De un deporte sociomotor de equipo (DSEQ), de un equipo, de un partido, o de la MRD específica, como sistema complejo, después de conocerse todos sus subsistemas constituyentes, será muy difícil llegar a identificar su función verdaderamente fundamental, porque el sistema no es solamente la suma ingenua de las funciones aisladas de sus subsistemas. Por ejemplo, analizando las exigencias del juego de alto rendimiento, conocer la funcionalidad del subsistema bioenergético, del de la técnica contextual, y el del estratégico-táctico, pero que no siga sin disminuir la diferencia entre la suma ingenua de estos elementos o partes y la funcionalidad total, significará que no habremos identificado correctamente la complejidad del Sistema de Actividad de Competición (SAC) estudiado. A mayor diferencia entre la suma de las partes y el todo, más significativa se presenta la complejidad del sistema.



Figura 2. Perspectivas del análisis de la complejidad (Lago, 2000: pp. 32)
Para codificar todo lo que realiza un sistema complejo se necesitan muchas más instrucciones que para codificar lo que ejecuta un sistema simple. La codificación del sistema complejo, como por ejemplo el SAC: "Baloncesto de Alto Rendimiento", aporta elementos nuevos y retroalimentaciones que no están en cada uno de sus subsistemas. El nivel de rendimiento del equipo "A" depende del estatus económico, de su nivel de entrenamiento, y del estado de forma de sus jugadores y equipo, el rendimiento del jugador X del equipo "A" depende del rendimiento de su equipo, y del estado de forma del equipo "B", y del rendimiento de los jugadores con los que se enfrenta en cada duelo.
 Definir si un sistema es simple o complejo es bastante subjetivo: es observador-dependiente. Tiene mucho que ver con los intereses que el observador tiene al considerar la complejidad de un sistema (Figura 2). Como al definir otros sistemas complejos, al precisar el Sistema de Actividad de Competición (SAC) del juego o del modelo de rendimiento de un DSEQ, aparecen muchas las expresiones autorreferentes, a veces se muestran como una paradoja, como un "bucle", donde cada proposición se refiere a la otra y, con ello, recursivamente, a sí misma en un proceso circular interminable. Este tipo de lógica circular, que tanto incomodaba a la matemática, caracteriza la dinámica de los universos biológico, mental y social (Bateson).

Centrándose en el análisis de sistemas que, como los vivos o sociales, se autoorganizan a sí mismos sin necesidad de instrucción, la ruptura con la epistemología tradicional se hace evidente, ya no se observa un sistema desde el exterior sino desde dentro, son disciplinas del conocimiento de segundo orden, donde toda observación es dependiente del observador. Son sistemas observantes u observadores. La evolución epistemológica ha llevado a la sustitución de la teoría de sistemas abiertos desarrollada por Von Bertalanffy por la teoría de sistemas autorreferenciales (Luhmann), cuya investigación lleva a desarrollar una teoría del conocimiento construccionista: para poder observar la realidad, ésta ha de ser puntuada, la significación emerge como restricción del conjunto de significaciones posibles (Bateson). Los sistemas observantes u observadores presentan una disfunción de segundo orden, son capaces de observar, paradójicamente, en la medida en que "no ven que no ven" (Von Foerster; Bateson); en la medida en que el punto ciego generado por la reducción de complejidad que los constituye como sistemas autorreferentes especifica la selección de determinados rasgos del entorno y la desconsideración inconsciente del resto.

¿Comprender la complejidad para mejorar la práctica?
La práctica siempre es simplificadora por que obliga a elegir, a decidir por una sola opción, la práctica es estrategia y esta conlleva posibilidades permanentes de variación en el decurso temporal, en parte, el juego del deportista de equipo se basa en aprovechar los errores del contrario, se elabora el juego desequilibrando el del contrario. El control competente de la acción motriz es muy incierto y aleatorio, y nos obliga a reflexionar sobre … su complejidad.

El comportamiento del jugador se produce en interacción, con lo que su actuación pierde contacto con sus iniciales intenciones, incluso llegando a pasar por críticos momentos donde la propia conducta en interacción (cambios provocados por la misma) impide alcanzar los objetivos. En el continuum de juego hay que estar vigilantes y ser innovadores, aunque parte de su posible éxito estratégico se tendrá que apoyar en acciones programadas y así poderse concentrar en las opciones. Estas intervenciones estratégicas dependen del subsistema Pensamiento Táctico del jugador, pero convendría que el comportamiento colectivo implicase la conciencia de la complejidad (en el modelo de estudio y de representación), para no limitarse por lo programado como necesidad, en la riqueza estratégica, con la posibilidad de innovar o de responder a lo que sobreviene, según sea necesario.

Comprender la complejidad no advierte sobre todo lo inesperado, pero sí nos hace atentos y precavidos ante lo nuevo, la complejidad del juego y la igualdad entre contrincantes exige de estrategia, y esta puede ser más eficaz si están suficientemente programados los comportamientos ausentes de aleatoriedad, y enfocados los cambios, las bifurcaciones y el rango u horquilla de sus puntos críticos o de saturación.

Los entrenadores de equipos de alto rendimiento poseen muchos más conocimientos de los que cada realidad les permite aplicar, y esta ha de ser la motivación de la investigación hasta situar a los técnicos en condiciones de que los niveles de su "saber hacer" estén equiparados a los niveles de su "saber" sobre la realidad emergente de su deporte.
 Los esfuerzos de muchos investigadores y entrenadores deberán posibilitar una tecnología de evaluación, prescripción e intervención mayor en la Metodología del Rendimiento de cada deporte sociomotor de equipo (MR DSEQ). En definitiva en los deportes de equipo se trata de comprender la complejidad para aumentar el rendimiento.

Notas
1.         LORENZ E.N. (1963) Deterministic nonperiodic flow Journal of the Atmospheric Sciences 20 130-141.
2.         COMPLEXUS: lo que está tejido en conjunto.
Bibliografía
Blázquez, D. (1998) (ed.): La iniciación deportiva y el deporte escolar (2ª edición), Barcelona: INDE.
Gell-Mann, M. (1995): El quark y el jaguar. Aventuras en lo simple y en lo complejo, Barcelona: Tusquets.
Giner, S. (1996): Intenciones humanas, estructuras sociales: para una lógica situacional. En A. Pérez-Agote e I. Sánchez de la Yncera (eds): Complejidad y Teoría social, pp. 309-373, Madrid: CIS.
Hernández J. (1994) Análisis de las estructuras del juego deportivo: fundamentos del deporte. Barcelona: INDE
Hernández Moreno, J. (1988): Diferentes perspectivas de análisis de la acción de juego en los deportes de equipo, Revista de Entrenamiento Deportivo, Vol. VI, 5 y 6, pp. 2-11.
Lago, C. (2000): La acción motriz en los deportes de equipo de espacio común y participación simultánea, Tesis Doctoral sin publicar, A Coruña: Universidad de A Coruña.
 Lago, C.; Anguera, M.T. (2002): Use of the polar coordinates technique to study interactions among professional soccer players, Revista Portuguesa de Ciências do Desporto, Vol.2, N.4, pp.21-40, 2002.
Lago, C.; Anguera, M.T. (2003): Observación y análisis de la acción de juego en el fútbol de alto rendimiento. Estudio de caso, Metodología de las Ciencias del Comportamiento, Volumen Especial, pp.317-321, 2002.
Luhmann, N. (1990): Sociedad y sistema: la ambición de la teoría, Barcelona: Paidós.
Luhmann, N. (1991): Sistemas sociales: lineamientos para una teoría general, México: Alianza/Universidad Iberoamericana
Luhmann, N. (1993): El sistema educativo (problemas de reflexión), Gualadajara-México: U. Iberoamericana/U. Gualadajara/Iteso.
Marcelo, C. (1987): El pensamiento del Profesor, Barcelona: CEAC
Martín Acero, R. (1992): Sistema Funcional: nuevo concepto de la organización del entrenamiento de las carreras de velocidad, Apunts d´e educació física, 28, pp. 35-48.
Martín Acero, R. (1993a): Velocidad y velocidad en deportes de equipo, Colección CadernosTécnico-Pedagóxicos do INEF de Galicia, A Coruña: Centro Galego de Documentación e Edicións Deportivas.
Martín Acero, R. (1993b): Metodología del entrenamiento para el desarrollo de la velocidad y la flexibilidad, Master en Alto Rendimiento Deportivo: Módulo 2.2.3., Madrid: C.O.E.-Universidad Autónoma de Madrid.
Martín Acero, R. (1994): Problemas epistemológicos actuales en el análisis de las estructuras en actividad física y deporte, A Coruña: no publicado.
Martín Acero, R. (1996): La construcción neuromuscular del joven futbolista, Training Fútbol, 10, pp. 20-36.
Martín Acero, R. (1998): El entrenamiento de la velocidad y la resistencia en los deportes de equipo a través del juego, I Congreso de Educación Física y Deporte de Alto Rendimiento, Las Palmas de Gran Canaria.
Martín Acero, R. (2004): Planificación en los deportes de equipo: tendencias de la práctica y de la investigación III Congreso Asociación Española de Ciencias del Deporte, Valencia (Libro de Ponencias y Actas)
Martín Acero, R; Vittori, C. (1997a): Metodología del rendimiento deportivo (I): Sentido, definición y objeto de estudio, Revista de Entrenamiento Deportivo, Tomo XI, 1, pp. 5-10.
Martín Acero, R; Vittori, C. (1997b): Metodología del rendimiento deportivo (II): Reconceptualización sistémica, Revista de Entrenamiento Deportivo, Tomo XI, 2, pp. 35-40.
Martín Acero, R; Vittori, C. (1997c): Metodología del rendimiento deportivo (y III). Formación y entrenamiento: Investigación-Acción, Revista de Entrenamiento Deportivo, Tomo XI, 4, pp. 37-43.
Martín Acero, R.; Crescente, J.L.; Ballesteros, R. (1997): Estudio y análisis de calendarios de competición: Criterios de Matveiev, INFOCOES, Vol. II, 2, pp. 15-30
Martín Acero, R.; Lago Peñas, C. (2005): DEPORTES DE EQUIPO, comprender la complejidad para aumentar el rendimiento, Barcelona: INDE
Merton, R.K. (1974): Teoría y estructura sociales, México: Fondo de Cultura Económica.
Morin, E. (1993a): El Método I. La naturaleza de la naturaleza, Madrid: Cátedra.
Morin, E. (1993b): El Método II. La vida de la vida, Madrid: Cátedra.
Morin, E. (1988): El Método III. El conocimiento del conocimiento, Madrid: Cátedra.
Morin, E. (1992): El método IV. Las ideas, Madrid: Cátedra.
Morin, E. (1994): Introducción al pensamiento complejo, Barcelona: Gedisa.
Morin, E. (1995): Sociología, Madrid: Tecnos.
Von Foerster, G. (1991): Las semillas de la cibernética, Barcelona: Gedisa.
Watzlawick, E. (1994): La realidad inventada, Barcelona: Gedisa.
Weber, M. (1984): La acción social: ensayos metodológicos, Barcelona: Península.
Zolo, D. (1992): Democracy and Complexity, Cambridge: Policy Press.
Este artículo es parte de la presentación del Libro:
DEPORTES DE EQUIPO. Comprender la complejidad para elevar el rendimiento
Rafael Martín Acero y Carlos Lago


PERIODIZACIÓN TÁCTICA.


Laboratoriopincharrata.
Domingo, 21 Diciembre 2014.
Periodización Táctica .
XAVIER TAMARIT-JORGE MACIEL.
  
 Las metodologías del entrenamiento deportivo han ido evolucionando con el paso del tiempo. El fútbol, claro, no es la excepción. La historia cuenta que durante las primeras décadas de competición se empezó a hacer foco en técnica individual y su adiestramiento. Así, las primera prácticas tenían que ver con remates al arco (con las dos piernas), gambetas, pases, etc (allí probablemente se hayan quedado los líricos dinosaurios que aún habitan en ciertos medios).

Hacia la década del 60 el mundo futbolístico vio en la preparación física y la táctica dos herramientas que podía hacer diferencias. Luego llegó el turno del componente psicológico del juego y así hasta los modelos de entrenamiento que se usan en la actualidad, que buscan unir todo aquello y ahondar en el estudio de las complejidades de un juego de EQUIPO donde participan 22 jugadores (más árbitros, DTs, etc).

Como nuestra escuela simpatiza con el pragmatismo, qué mejor que citar a los grandes referentes del fútbol en la actualidad para intentar explicar de qué se trata cada modelo. En esta primera entrega arrancamos con la Periodización Táctica, de la cual José Mourinho es su mayor exponente mundial entre los DT. Es sólo un adelanto de unos cuántos capítulos que atravesarán las tendencias de entrenamiento en el máximo nivel del profesionalismo. 

En ellos haremos hincapié en sus principios como en su diferenciación con los otros, y luego vendrá el debate subjetivo de cuál creemos mejor y por qué. Todos han sido exitosos porque todos tuvieron dos componentes comunes de nuestra ESCUELA: el TRABAJO y el ESTUDIO.

¨El jugar al fútbol tiene mucho de científico a nivel de la construcción de una forma de jugar. Y cuando digo construcción , quiero decir invención y ejecución de un modelo de juego. No se confunda modelo de juego con sistema de juego. El sistema (o estructura) es la base estructural de una realidad más vasta que es el modelo de juego. Por ejemplo, no existen dos 4-3-3 iguales, precisamente porque la complejidad de los principios de juego que dan vida al sistema es personal, única. Es una invención del entrenador.

Lo más importante en un equipo es tener un determinado modelo, determinados principios, conocerlos bien, interpretarlos bien, independientemente que se utilice éste o aquel jugador. Esto es lo que yo llamo organización de juego.

Jugar como EQUIPO es tener organización, es tener determinadas regularidades que hacen que en los 4 momentos del juego (defensa, ataque, transición defensiva, transición ofensiva), todos los jugadores piensen en función de la misma cosa al mismo tiempo y eso sólo es posible con tiempo, con trabajo y con tranquilidad. Porque una cosa es que los jugadores perciban e intenten hacer lo que yo quiero y otra es conseguir hacerlo como equipo.

Quiero una rápida circulación de balón y para que sea posible tiene que haber un buen juego posicional, es decir, todos los jugadores tienen que saber que en determinada posición está un compañero, que desde el punto de vista geométrico, hay algo construido en el terreno de juego que les permite anticipar la acción¨

¨José Mourinho, ¿Por qué tantas victorias¨, Editorial Librería Deportiva Fútbol.
¨José Mourinho, el entrenador alienígena¨Editorial Planeta.

  ¨La periodización táctica es una es una metodología de entrenamiento cuya preocupación máxima es el ¨JUGAR¨ que un equipo pretende producir en la competición. Es por ello que el Modelo de Juego se asume como guía de todo el Proceso, produciéndose una modelación a través de los principios, subprincipios y subsubprincipios del ¨JUEGO¨ que lo forman, consiguiendo alcanzar una adaptación específica y de calidad al respetar los Principios Metodológicos que lo sustentan¨

 Con la llegada de Pellegrino también lo hizo alguien que hasta hace 10 días era desconocido para (casi) todo el mundo futbolístico en Argentina. Se trata de Xavier Tamarit, uno de sus ayudantes de campo (el otro es Compagnucci), Licenciado en Ciencias del Deporte y Educación Física (Maestría en Alto Rendimiento en Fútbol), además de tener la Maestría en Periodización Táctica en la Universidad del Deporte en Porto.

Este joven español escribió dos libros acerca de la Periodización Táctica, metodología de entrenamiento creada por Víctor Frade y cuyo mayor exponente es Mourinho. Decíamos en el posteo que abrió esta serie que el método más utilizado en la actualidad era el sistémico, que integraba las dimensiones tácticas, técnicas, físicas y psicológicas del juego (también llamado ¨entrenamiento integrado¨). 

Sin embargo, la Periodización Táctica se distingue de esta metodología por dos motivos que se explican en la introducción al libro de Xavier:
- ¨el primero viene del propio nombre de entrenamiento integrado. Si se considera integrado es porque se presupone que existe algo que se pueda desintegrar, cuando es precisamente lo contrario lo que esta concepción intenta preconizar y evidenciar. ¿Será que el fútbol se pueda desintegrar en táctico, técnico, físico y psicológico? ¿No será el fútbol un todo? ¿No será el fútbol apenas un juego táctico? ¿En cualquier acción, habilidad, técnica, carrera, manifestación de cualquier género, no será una respuesta decisional a una determinada situación que el juego creó? Si entendemos que así es, el juego es táctico, pero para serlo tendrá permanentemente manifestaciones técnicas, físicas y psico-cognitivas. Esto es, el juego que es táctico es el todo y a partir del momento que se divide deja de serlo.

el segundo problema, prolongado del primero, lo subdivide en otros dos: ¨el primero se refiere a la dimensión que asume el control y la dirección del entrenamiento: debería ser la dimensión táctica pero, sin embargo, es la dimensión física quien asume ese papel. 

El segundo, a la falta de contextualización, o sea, de especificidad que el entrenamiento evidencia. Esto es manifestado por no ser la dimensión táctica quien controla el proceso. Tal hecho provoca una no especificidad relativa al EQUIPO. Con esto queremos decir que aunque el entrenamiento pueda parecer específico, porque las situaciones de entrenamiento creadas son de fútbol, no siempre son las ideales para evidenciar los patrones de comportamiento deseados para el EQUIPO, esto es, no hay especificidad de EQUIPO, hay una especificidad de modalidad, una especificidad generalizada y como consecuencia abstracta.  

Analizando estos problemas que veía en el método integrado, el profesor Víctor Frade (entrenador adjunto durante 10 temporadas del Porto y Profesor de la Universidad del Deporte de Oporto) desarrolló a lo largo de 30 años una nueva metodología que pone el énfasis en el ¨JUGAR¨ como una creación singular, y por tanto, específica.
Esa especificidad es lo que en Periodización Táctica se da en llamar MODELO DE JUEGO. Éste no tiene que ver con un esquema o sistema táctico de juego sino con la IDENTIDAD. Esto es, el comportamiento que tendrá el EQUIPO en las 4 fases que se desarrollan en la competencia (ataque, defensa, transición defensiva y transición ofensiva) y del cual el ENTRENADOR es su creador en función del material con que cuenta.

Es el DT quien elige los Principios de su Modelo de Juego y a partir de allí creará subprincipios para cada una de las 4 fases y sub de los subprincipios para acciones específicas, como puede ser un córner o una falta en mitad de cancha. La Supra-Dimensión Táctica será la que oriente todos los ejercicios del entrenamiento, que estarán enfocados en construir, mejorar, corregir y organizar ese Modelo de Juego.

 ¨Periodización en el sentido que existe una necesidad de un período de tiempo para crearse el juego que se pretende. Táctica porque el juego es decisional, como tal táctico, pero esas decisiones, individuales o colectivas, pueden ser diferentes en función de los patrones de comportamiento deseados, por eso las decisiones no deben ser abstractas, sino construidas dentro de la matriz comportamental pretendida, esto es, las decisiones deben ser contextualizadas y específicas del equipo. Así, el término PT contextualiza el jugar de un EQUIPO y crea una identidad que dirige y orienta a todos los que a ella pertenecen, haciendo emerger una Especificidad propia¨

 ¨Una cosa es la Idea de Juego y otra cosa es el Modelo de Juego. Puede parecer una paradoja, una cosa extraña, pero antes está la Idea de Juego y sólo después está el Modelo de Juego. El Modelo es lo que está sujeto también a las circunstancias. El Modelo es todo porque es la Idea de Juego más las circunstancias, y las circunstancias pueden relativizar aquello que yo haría en otras circunstancias, ¡pero en términos de patrón es igual! Yo quiero jugar más o menos así¨ Víctor Frade



 El momento del Club es complicado. Estancados en el último lugar de la tabla, lo que menos se ve dentro    del campo de juego es un EQUIPO. El diagnóstico no es tan sencillo como algunos creen ver, y a la hora de encontrar los motivos podemos detenernos en unos cuántos factores y aún así no tener todas las certezas.
En ESTUDIANTES sabemos que la única verdad es el TRABAJO y que debemos ocuparnos más que preocuparnos. El nuevo Cuerpo Técnico parece que no va a retacear este principio pincharrata. La misión (sobre todo en este torneo) es más que complicada y dentro de sus capacidades deberá incluir una buena conformación del plantel en julio (en sintonía con el buen criterio de los dirigentes). 

Hemos escrito acerca la ¨Periodización Táctica¨, una metodología con la cual se lo emparenta a Mauricio Pellegrino. Es un ¨descubrimiento¨ que estamos recorriendo a la par con la doctorería y trasladarlo no implica que lo suscribamos. Pero como otra de las máximas de nuestro Club es el ESTUDIO, nunca dejaremos de estar interesados en lo que otra gente ha desarrollado. Más aún si es lo que se va aplicar en ESTUDIANTES. 

Luego de una ardua búsqueda ha llegado a la Biblioteca del Laboratorio el Libro de Xavier Tamarit, quien (según dicen periodistas y entrenadores) mejor ha explicado esta teoría. Dando un paso más en esta serie, a continuación transcribimos unos párrafos iniciales que ayudan muchísimo a descular esta forma de pensar y trabajar el fútbol:
¨Para que pueda llevarse a cabo la Periodización Táctica es preciso que exista una Idea de Juego clara, definida, estructurada y coherente en todos sus momentos del Juego, la cual deberá ser operacionalizada a través de unos Principios Metodológicos determinados que difieren de los principios metodológicos tradicionales (Nota del Laboratorio: sobre esos Principios hablaremos en próximos posteos). 

Es una metodología objetivable con unos Principios Metodológicos que deben ser cumplidos y que nos permiten poder discernir claramente sobre si alguien entrena según la Periodización Táctica o no.
Esta Idea de Juego del entrenador, que acabará siendo el Modelo de Juego al encontrarse con una realidad y al ser concretizada (el Modelo de Juego es aquello que existe en términos estructurales y funcionales, y que permite que un equipo revele unas regularidades que lo identifican, esto resultante de la realización de una determinada operacionalización, la cual produce que los cuerpos de los jugadores queden estructuralmente condicionados a todos los niveles), deberá sostener los Momentos que forman el Juego y deberá permitir lidiar mejor con las particularidades de sus instantes -Momento Ofensivo, Momento Defensivo, Transición Ataque/Defensa y Transición Defensa/Ataque- a través de sus Principios, SubPrincipios y SubSubPrincipios de Juego, los cuales serán quienes orienten todo el Proceso desde el inicio de la temporada hasta su fin, procurando la producción de un jugar pretendido. Orientación que se dará estando en ocasiones más preocupado por unas u otras cosas  de ese jugar pero sin que exista nunca la pérdida de Sentido.

La Periodización Táctica, por lo tanto, será dirigida por una Matriz tanto conceptual como metodológica tratando de alcanzar una Organización Colectiva de calidad, incidiendo a su vez en la mejora individual, de modo que el evolucionar de cada jugador dentro del colectivo interfiera en la mejora del mismo. De esta forma, evidenciamos que la Periodización Táctica no sólo se preocupa por el colectivo como muchos afirman, sino también por lo individual. Siendo así, la Especificidad sólo existirá cuando la intervención del entrenador no sólo se enfoque en el Plano Macro del jugar, sino también en el Plano Meso y en el Plano Micro, es decir en las particularidades, pretendiendo así que ellas y su interacción, tanto entre ellas como con el todo, contribuyan al todo.
Estamos hablando de una Metodología Sistémica y que como tal no entiende las partes sino están dentro de un todo.¨

El entrenador tiene una Idea de Juego, con sus Principios, SubPrincipios y SubSubPrincipios en cada una de las 4 fases (ataque, defensa, transición defensa-ataque y transición ataque-defensa). Y recién cuando esa Idea de Juego se encuentra con el Contexto, se puede dar forma al Modelo de Juego (como Intención Previa).

Profundizando esta cuestión, dice Carlos Carvalhal (DT Portugués) que primero ¨hay que conocer bien el medio, el fútbol que se practica, tener conocimiento de la Liga en términos generales, tener  un conocimiento particular del equipo, de lo que tienes a tu disposición, aquello de lo que el equipo es capaz de hacer. Tener un conocimiento cultural del medio donde estás, tener un conocimiento de los mejores años de ese equipo, el sistema que jugó, cómo jugó, qué es lo que los adeptos y los jugadores están acostumbrados a hacer. Saber la cultura del club, saber la cultura del fútbol y después, teniendo en cuenta y analizando todo esto, tener una perspectiva o tener un plano donde tú vas a integrar tus ideas y ver desde qué punto hay un conflicto entre tus ideas y aquello que se presenta como la realidad. Esa diferencia que debemos intentar disminuir siempre hacia el lado de nuestras ideas, pero nunca debemos ignorar la realidad en sí, el fútbol que se practica, los mejores años¨.

Esta cuestión es muy importante para la Periodización Táctica. Una cosa es la Idea de Juego y otra cosa el Modelo de Juego (como intención previa). Mientras que la primera se mantiene en su matriz a lo largo de la carrera del entrenador, el Modelo varía según el contexto y las circunstancias, siempre en los contornos de esa Idea de Juego y no en su matriz.  
Para la Periodización Táctica, la formación de un Modelo de Juego (como intención previa) tiene en cuenta las siguientes cuestiones:

Cultura del país: no es lo mismo dirigir la Liga Argentina que en Brasil. Como tampoco es parecido el fútbol que se practica en Inglaterra que en Italia. 
Cultura e historia del Club: en la misma sintonía que el punto anterior, sabemos que no es lo mismo dirigir River o Independiente que ESTUDIANTES. Nuestra filosofía, nuestros valores, nuestro pasado son diferentes al de esos equipos. Completa la idea José Tavares (Formación y Asistente FC Porto) al afirmar que cuando un entrenador asume debe¨entender cuál es la realidad del club, qué es lo que las personas del club quieren. No en el sentido de condicionarse sino en el de adaptar su idea¨.

Estructuras del Club/Objetivos del Club: no es lo mismo entrenar dentro de una estructura que dentro de otra, del mismo modo que el Modelo de Juego dependerá del objetivo que tenga ese club para el torneo en disputa. Si es la pelea del campeonato, ¨predomina un conjunto de aspectos más ofensivos y por eso tienes que defender para crear esa predominancia¨. Si en cambio la lucha es por no descender, ¨la organización defensiva debe ser tu fuerte porque vas a pasar mucho tiempo en organización defensiva y entonces los otros momentos tienen que desarrollarse a partir de esa jerarquización¨ reflexiona Marisa Gomes (DT portuguesa y coordinadora del Departamento Juvenil del FC da Foz y Selección Portuguesa Sub19). 

Sistema de Juego (4-3-3, 4-4-2, etc): dice Tamarit que ¨es un aspecto muy importante a tener en cuenta en la creación del Modelo de Juego. También puede utilizarse un Sistema de Juego alterno al habitual. Habrá que tener consideraciones como cuando jugamos en inferioridad numérica o con superioridad, minutos finales con el resultado a favor o en contra, etc, que pueden hacer variar el sistema¨.

Características y Nivel de los Jugadores: es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta, tanto en la conformación del Modelo de Juego (como intención previa) como partido a partido, con las particularidades de cada jugador y cómo ¨sustentarlas dentro del jugar¨. Vale la pena repasar lo que dice Tavares al respecto: ¨es muy diferente que esté jugando un jugador u otro. El juego que va a surgir de allí es diferente, el comportamiento que él va a hacer es diferente. ¿Qué es lo que va a sustentar a ese jugador? Es un orden, la organización del equipo. El equipo al reconocer que con aquel jugador es diferente, ejecutará el Principio de forma diferente, pero el Principio es el mismo, el equipo sabe que nosotros tenemos que continuar jugando en la creación de espacios, en la circulación del balón, en la transición de esta forma o de aquella forma. Ahora, el cómo es lo que va a ser diferente, es nuevo, es creativo porque es diferente. ¿Qué crea esa condición? Es que el equipo reconozca que aquello es diferente de aquella forma, y no tiene que ser el entrenador quien lo diga. Por eso es que se debe invertir tiempo para que el equipo sepa lo que está haciendo, para que cuando las cosas cambian en el juego, el equipo sepa que es diferente, manteniendo la Identidad, manteniendo los Principios. ¿Cómo es diferente? La operacionalización es diferente¨.

Otros: la altura de la temporada en la que se llega a un equipo, las circunstancias por las que se llega a dirigir ese equipo, creencias religiosas, clima, estado del césped, disponibilidad del espacio de entrenamiento, el peso del departamente médico, presiones comerciales. Según Jorge Maciel (DT portugués), ¨pudiendo algunos de estos aspectos no interferir con la Idea de Juego, interfieren con el Proceso y su operacionalización¨. 

Para finalizar, la Periodización Táctica considera que los clubes también deben ser conscientes del técnico que contratan en relación a la idiosincrasia de la Institución. Porque aunque dos técnicos utilicen esta metodología de entrenamiento, sus Ideas de Juego pueden ser diametralmente opuestas.
FUENTE: ¨PERIODIZACIÓN TÁCTICA VS PERIODIZACIÓN TÁCTICA¨, X.Tamarit, Editorial MBF - JORGE MACIEL.
Publicado por Laboratorio Pincharrata

REFLEXIONES QUE INVITAN A PENSAR...

...que invitan a la ampliación de las propias posibilidades.

“Si partimos de la observación del juego como modelo cometemos un grave error, pues todos los modelos de juego son coyunturales, incluso si tomamos como modelo uno ideal construido por el propio entrenador. Por lo tanto, la metodología debe ajustarse a lo que la persona es capaz de hacer, categorías que sabe procesar, dependencia o independencia del campo en sus tomas de decisiones, la predicción o acomodación a los acontecimientos y demás elementos que configuran su personalidad competitiva“. Seirul-lo, F.

“El éxito no está en lo que haces sino en por qué lo haces”

“Cuando la voluntad está por encima De las excusas”.

El pensamiento sistémico contempla el todo y las partes, así como las conexiones entre las partes, y estudia el todo para poder comprender las partes.”

“El futbolista sólo debe ser especialista en colectividad”.

“Lo más importante para jugar bien al fútbol, no es ejecutar correctamente una acción desde el punto de vista táctico-técnico, sino elegir bien la solución (interpretación del entorno) de forma imprevisible para el rival”.

“El modelo de juego es siempre intangible, porque está siempre en reconstrucción, en constante evolución”.

“Cuando el rival ataca, nos retiramos.
Cuando el rival para y acampa, le molestamos.
Cuando el adversario trata de evitar el combate, atacamos.
Cuando el enemigo se bate en retirada, lo perseguimos”.      
Sun Tzu.

“Un FRACTAL es la propiedad de fracturar y representar un modelo caótico en submodelos, existentes en varias escalas, que sean representativos de ese modelo. Esto quiere decir que, un Fractal es una parte invariante o regular de un sistema caótico que por su estructura y funcionalidad consigue representar el todo, independientemente de la escala donde pueda encontrarlo”. Mandelbrot, 1991.

“LOS SISTEMAS CAÓTICOS son sistemas complejos que se caracterizan por un conjunto de agentes en interacción, que cooperan, con objetivos y comportamientos comunes coordinados, haciendo emerger un cierto orden y estabilidad en un contexto caótico, de desorden e inestabilidad permanente”. Stacey, 1995.

“¿Qué es un partido de fútbol?
Es una confrontación entre sistemas caóticos determinísticos con organización fractal”.

“Los sistemas caóticos y fractales interactúan porque ambos tienen como objetivo proporcionar y reconocer alguna previsibilidad y orden a fenómenos imprevisibles y desordenados”.

“La dimensión táctica es una Dimensión Compleja, que se manifiesta por la forma particular de interacción entre:
Tomas de Decisión
Dimensión Física
Dimensión Psicológica
Dimensión táctica.
Y no tiene sentido si alguna de ellas no fuese contemplada”.

“La Dimensión Táctica:
Es una Dimensión Compleja, que se construye a través de un contexto referencial. Evidencia una propiedad emergente.
Es la identidad de un equipo. Es una propiedad singular. 
Cada equipo evidencia una Dimensión Táctica diferente”.

“Conocer los elementos no garantiza saber aplicarlos. El saber como se llama cada uno de los instrumentos musicales que forman parte de una orquesta, o en su defecto, el que cada músico en cuestión sea capaz de tocar su instrumento con un determinado nivel de destreza, no garantiza que al tocar al unísono, se alcance lograr la perfecta sincronización que precisa cada sinfonía.
Al igual que la orquesta, un equipo de fútbol es mucho más que la suma de sus individualidades. Por tanto, los elementos que dotan de orden al juego, son aquellos que en las distintas manifestaciones estructurales dan coherencia al fútbol, como disciplina deportiva, y al juego, atendiendo  a su propia lógica interna.
Conocer cada una de éstas dimensiones estructurales permite dotar de un orden al trabajo, pero será necesario interrelacionar cada dimensión para lograr la organización necesaria a aplicar en el juego.
El orden implica conocer los elementos, la organización... saber aplicarlos con intención”

“Cuando se permite a un técnico confeccionar una plantilla, es muy probable que este efectúe una búsqueda exhaustiva de jugadores, que se adapten a un determinado perfil o idea de juego. De esta manera, una vez incorporados estos nuevos jugadores, intentará poder desarrollar el modelo táctico ideado, a través de las cualidades de los futbolistas escogidos. En función de las capacidades de cada uno de sus jugadores, se intenta implementar una idea de juego, en la que además, se pretende explotar los puntos fuertes de determinados jugadores.
Por el contrario, cuando un técnico, se encuentra con una plantilla confeccionada, no queda más remedio que ajustarse a las características específicas de los jugadores que ya forman parte de esa nómina. Esto obliga al técnico en su llegada al  vestuario, a ser flexible tanto en recursos como en ideologías, para poder obtener el mayor rendimiento de un grupo ya configurado. Además éste es el verdadero potencial de un entrenador, el ser capaz de adaptarse a cualquier circunstancia y no al revés, lo que también marca la diferencia a nivel cualitativo”.